Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Defensa titular para frenar la sangría

Murillo, tras cumplir sanción, y Araújo, recuperado de una lesión, se perfilan como la pareja de centrales en Cádiz - El Celta es el segundo equipo más goleado, con 48 tantos, solo superado por el Granada

Araújo y Murillo, en el partido Celta-Athletic Club, que finalizó en empate sin goles. | // MARTA G.BREA

El Celta recupera efectivos en la defensa para el compromiso del próximo domingo en Cádiz (Carranza, 18:30 horas), después de que Jeison Murillo cumpliese el partido de sanción por su expulsión en Mendizorroza y Néstor Araújo se recuperase de una lesión muscular con su selección que le apartó de las dos últimas jornadas de la Liga. Con la defensa titular al completo, el equipo que entrena Eduardo, el ‘Chacho’, Coudet intentará sumar su tercera victoria consecutiva fuera de casa y alcanzar de paso los 40 puntos en la clasificación que le permitiría dejar casi sellada la permanencia en la máxima categoría por novena temporada consecutiva. Además, necesita frenar la sangría de goles que le ha situado como el segundo equipo que más goles ha encajado, con un total de 48.

Coudet no ha podido contar por diferentes motivos con la línea defensiva titular (Mallo, Araújo, Murillo, Aarón) desde la visita a Vigo del Real Madrid, hace tres jornadas. Con el mexicano y el colombiano como pareja de centrales, el Celta ha jugado 16 de los 21 partidos que acumula el técnico argentino en la Liga española.

El balance de puntos con ambos centrales en el equipo titular celeste alcanza los 21 puntos sobre los 30 sumados desde la llegada de Coudet a Balaídos. Además, Araújo y Murillo han participado en cuatro de los seis partidos en los que el Celta ha dejado su portería a cero durante este curso.

Cuando ha faltado el mexicano o el colombiano, Aidoo ha sido el recambio natural. De hecho, el ghanés ha participado directamente en las dos últimas victorias a domicilio de un Celta que buscará la tercera consecutiva en un Carranza que no visita en la máxima categoría desde hace tres lustros.

Una media de 1,6 goles

En octubre de 2005, los célticos arrancaron un empate de la Tacita de Plata gracias a un gol de Baiano. En aquel equipo, entrenado por Espárrago, jugaba el excéltico Eduardo Berizzo, que aquel día fue suplente. Fernando Vázquez estaba al frente del conjunto celeste, que vuelve a la ciudad andaluza como el segundo equipo más vulnerable de la máxima categoría. Solo el Granada, con 50 goles en contra, supera por dos tantos a los célticos, que vienen de encajar ocho goles en los tres últimos compromisos de la competición regular.

Para intentar solucionar ese problema, Coudet vuelve a disponer de Araújo y de Murillo, por los que se decantó desde el primer momento como dúo de centrales, en detrimento de Aidoo y del canterano José Fontán, que regresó el lunes al once junto al ghanés, aprovechando la ausencia de la pareja titular.

La elevada vulnerabilidad de los célticos en defensa se refleja en los 1,6 goles que encaja de media por partido. Aunque ese dato negativo pierde relevancia para un equipo de juego ofensivo que busca el intercambio de golpes, teniendo en cuenta el poder demoledor de sus atacantes. De hecho, los célticos se sitúan como los séptimos más goleadores del campeonato con 41 tantos, con una media de 1,3 goles por jornada. Solo les superan en este apartado los cinco primeros (Atlético, Real Madrid, Barça, Sevilla y Real Sociedad) y el Villarreal.

En el partido de la primera vuelta con el Cádiz, Coudet no pudo contar con Murillo por acumulación de tarjetas amarillas. Aidoo suplió al internacional colombiano en el once titular. Aquel día, 14 de diciembre, el Celta goleó al equipo que entrena Álvaro Cervera (4-0).

Ese duelo será recordado también porque fue la última vez que Coudet convocó a David Costas y a Jorge Sáenz. Desde entonces, ambos centrales no volvieron a aparecer ni siquiera como suplentes. El club les había invitado a marcharse para liberar masa salarial y ante la insistencia de los futbolistas a cumplir el contrato incluso fueron apartados de los entrenamientos con el resto de la plantilla.

Mientras tanto, el Celta se desprendió de Lucas Olaza y consiguió la cesión de Aarón Martín, del Mainz 05. El intercambio levantó polémica entre la afición. Sin embargo, el lateral izquierdo catalán se ha asentado en el once titular a base de buenas actuaciones. Es más, ya casi nadie se acuerda del zaguero uruguayo, ahora en el Valladolid.

Y con una plantilla limitada en efectivos, Coudet agradece poder contar de nuevo con la pareja de centrales titular para afrontar la visita a Cádiz. El Celta intentará sumar su décimo triunfo de la temporada, el tercero consecutivo como visitante, además de parar la sangría en su portería.

El guiño de la UEFA al “nacido para marcar”

El vigésimo doblete de Iago Aspas con el Celta ha devuelto al moañés a la actualidad española e internacional. Por una parte, LaLiga le dedicaba ayer un amplio reportaje al goleador del conjunto vigués, para quien el celtismo sigue reclamando su regreso a la selección de Luis Enrique Martínez. Al respecto, la UEFA se implicó en la polémica publicando un tuit en las últimas horas que quizás no gustase mucho al seleccionador español. Acompañando la publicación con una foto de Aspas vistiendo el uniforme de la Roja (besando el escudo tras marcar un gol), el máximo organismo del fútbol europeo recuerda que el moañés anotó 3 goles y dio 2 asistencias en los dos últimos partidos con el Celta. ¿Aviso para Luis Enrique Martínez? Al asturiano no le habrá gustado mucho la intromisión de la UEFA. LaLiga, mientras tanto, dedica un amplio semblante a uno de los integrantes del once ideal de la trigésima jornada de Primera División. “De Moaña a la historia del Celta. Si hay alguien que ha nacido para marcar es Aspas”, señala el organismo que dirige la máxima competición de fútbol en España.

Brais Méndez, “orgulloso” de su equipo

La derrota contra el Sevilla (3-4) no empañó el trabajo de los célticos ante un rival que se adelantó a los siete minutos, se vio por detrás en el marcador al descanso (3-2) pero acabó imponiéndose gracias a la mayor profundidad de banquillo. Sin embargo, entre los célticos destacaron sus jugadores del centro del campo y atacantes. Uno de ellos, Brais Méndez, mostraba en las últimas horas en las redes sociales las sensaciones que le dejó la cita del lunes: “No es el resultado que esperábamos ni el que merecíamos, pero este es el camino a seguir. Orgulloso del trabajo del equipo”, apunta el futbolista de Mos.

Compartir el artículo

stats