Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un partido para fijar el objetivo

Los jugadores del Celta, en uno de los entrenamiento de estos días. |   // RCCV

Los jugadores del Celta, en uno de los entrenamiento de estos días. | // RCCV

La victoria en Huesca supuso un enorme empuje para un Celta que afronta las diez últimas jornadas de la Liga en mitad de la tabla, sin los agobios clasificatorios de los dos últimos cursos. Tras el último paréntesis en la competición por los compromisos de las selecciones, el equipo celeste afronta un nuevo compromiso fuera, en el estadio de Mendizorroza (14 horas, Movistar), donde nunca ha ganado en Primera División tras doce visitas. El Alavés parte en esta jornada como colista tras ganar el Huesca en el campo del Levante. A los célticos, pues, se le presenta la oportunidad de volver a vencer al último clasificado y encadenar dos victorias a domicilio después de tres años sin conseguirlo.

El virus FIFA deja a Eduardo Coudet sin el mexicano Néstor Araújo, lesionado para dos o tres semanas. Tampoco podrá contar con Augusto Solari, que tuvo que retirarse en los minutos finales frente al Real Madrid. Además, Rubén Blanco, Sergio Álvarez y Emre Mor continúan en la enfermería, por lo que el entrenador del Celta ha viajado a tierras vascas con solo 16 jugadores de campo y tres porteros.

El entrenador del Alavés, Abelardo Fernández, no dispone de Ely, lesionado, ni de Deyverson, que sufrió una gastroenteritis en las últimas horas. Los albiazules vienen de perder por la mínima en su visita al Atlético de Madrid, con lo que ya encadenan seis jornadas sin ganar y ven cómo se complica todavía más su situación para evitar el descenso. Ahora cierran la tabla, con 23 puntos, once menos que el Celta.

Alineaciones probables.

Alineaciones probables.

Los de Coudet necesitan ganar para fijar nuevos objetivos más allá de la permanencia, aunque la séptima posición la tienen ahora a once puntos y disminuyen las opciones de pelear por la plaza europea.

Para Mendizorroza, Coudet podrá presentar un once similar al que empató con el Athletic Club (0-0) y cayó ante el Real Madrid (1-3), con la única excepción de Araújo, que será reemplazado por Aidoo. El ghanés regresa al once titular, como en Huesca, para intentar frenar a un Joselu Mato que sobresale en esta temporada como el dominador europeo del juego aéreo, pero solo ha anotado de cabeza uno de sus siete goles.

En la portería céltica continuará un Iván Villar que debutó en la élite en Mendizorroza, el 14 de mayo de 2017. Mallo, Aidoo, Murillo y Aarón Martín formarán la línea defensiva; con Tapia como pivote defensivo, cubriendo las espaldas de Brais Méndez, Denis Suárez y Nolito. Mina y Aspas continuarán como pareja del ataque. Al moañés se le presenta una nueva oportunidad para estrenarse como goleador en 2021 (no marca desde el 30 de diciembre al Huesca). La responsabilidad como goleador la ha asumido Mina, con seis de sus siete goles en el nuevo año. Brais, por su parte, se reencuentra al rival que le marcó un doblete en la primera vuelta.

Abelardo, que reemplazó a Machín en el banquillo del equipo vitoriano, cuenta con cuatro excélticos en su plantilla: Joselu, Jota Peleteiro, Rioja y John Guidetti. Los tres primeros tienen opciones de entrar en el once titular de un Alavés que solo ha sumado un punto en los seis últimos encuentros.

Sin embargo, dispone de gente importante como Pacheco, Lejeune, Pellistri, Joselu o Battaglia. Este último coincidió con Coudet en Rosario Central, donde el ahora técnico del Celta apenas le dio oportunidades y en 2016 se marchó a Portugal.

En Vitoria se toman la visita del Celta como el comienzo de su particular reconquista para escapar de la última posición primero y después de la zona de descenso. Las fricciones del entrenador con el exdeportivista Lucas Pérez no ayudan a la unión de las fuerzas necesarias para festejar el centenario del club en la máxima categoría. El Celta cayó por 2-0 en la última visita que realizó a Mendizorroza, en 2019, cuando el público podía entrar en los campos de Primera. Vacío, el viejo estadio no impone tanto.

Compartir el artículo

stats