El Celta confirmó ayer la lesión sufrida por Néstor Araújo durante la concentración con la selección de México y que ha traído al defensa central azteca a Vigo antes de lo esperado. El futbolista se incorporó ayer a la disciplina del equipo en la ciudad deportiva de Mos, aunque no participó en la sesión de entrenamiento. Araújo fue examinado por los servicios médicos del club, que certificaron que el futbolista sufre una lesión en el aductor medio de su pierna izquierda, sin precisar de momento su gravedad.

En el parte de enfermería difundido tras el entrenamiento el club informa que el jugador será sometido a “pruebas médicas adicionales” que determinarán el alcance del problema y el tiempo estimado que Araújo deberá permanecer de baja. Al zaguero se le practicó, en concreto, una resonancia magnética cuyo resultado debería conocerse en la tarde de hoy.

A la espera del resultado de las pruebas, parece difícil que Araújo esté en condiciones de vestirse de corto el domingo en Mendizorroza y, en el caso de que lograse recuperarse a tiempo, es improbable que Eduardo Coudet corra el riesgo de forzar al jugador. El preparador celeste ya decidió prescindir de sus servicios cuando Néstor Araújo se recuperó en tiempo récord de otra lesión, en este caso en el bíceps femoral de la pierna derecha, sufrida durante el compromiso liguero de la vigésimo quinta jornada contra el Valladolid. El mexicano inició el siguiente partido, en El Alcoraz, en el banquillo, aunque llegó a disputar 14 minutos en el tramo final del encuentro cuando Coudet decidió blindar la defensa con tres centrales.

Como ocurrió entonces, Joseph Aidoo será el encargado de acompañar a Jeison Murillo en el eje de la zaga frente a los babazorros.

A la más que probable baja de Araújo se añaden las de los también lesionados Rubén Blanco, Augusto Solari y Emre Mor. Este último continúa trabajando al margen del grupo tras regresar a Vigo desde Dubai, donde permaneció cuatro semanas tratándose de una pubalgia.