Denis Suárez ha alcanzado con Eduardo Coudet un protagonismo desconocido desde hace años, superando por primera vez en el último lustro los 2.000 minutos de juego en una misma temporada.

El futbolista salcendense contabiliza, en concreto, 2.010 minutos repartidos en 25 encuentros ligueros, uno menos de los que jugó en todo el pasado curso, que concluyó con 1.637 minutos sobre el césped. El exazulgrana no tuvo minutos en el duelo inaugural de LaLiga contra el Eibar y fue suplente en la visita del Atlético a Balaídos en la sexta jornada del campeonato. Posteriormente se perdió dos encuentros, uno por acumulación de cinco tarjetas y otro por guardar cuarentena tras haber estado en contacto con un positivo en COVID-19.

Aunque ha sido titular tanto con Óscar García, que lo empleó en diversas posiciones del medio campo y el frente ofensivo, como con Eduardo Coudet, ha sido el entrenador argentino el que ha sabido sacarle mayor rendimiento. Coudet lo ha empleado como medio centro ofensivo, por delante de Renato Tapia, en una posición en el que puede explotar su buen manejo de pelota, tanto en la construcción de la jugada como a la hora de asociarse con el cuarteto atacante integrado por Brais, Nolito, Aspas y Mina. El Chacho también ha convencido al jugador de la necesidad de correr y ser intenso en la recuperación de la pelota, mejorando de forma notable sus prestaciones con respecto a la pasada campaña.

Desde su etapa en el Villarreal hace ya un lustro, el jugador de Salceda no tenía semejante protagonismo en LaLiga, ni encontraba un entrenador que supiera sacarle tanto partido a sus cualidades. Marcelino García Toral (al que Denis ha señalado en alguna ocasión como el mejor entrenador que ha tenido) lo hizo brillar aquella temporada con el equipo castellonense, con el que disputó 2.130 minutos, un récord que seguramente batirá este curso con el Celta.

Los 2.010 minutos que suma Denis este año contrastan radicalmente con los apenas 84 que disputó el curso 2018-19 entre LaLiga y la Premier con el Barça y el Arsenal o los 582 que disputó en la competición doméstica española la anterior campaña con el Barcelona.