Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El incierto futuro de Sergio

Sergio ataja un balón durante un entrenamiento de la pasada temporada en A Madroa. |  // MARTA G. BREA

Sergio ataja un balón durante un entrenamiento de la pasada temporada en A Madroa. | // MARTA G. BREA

Sergio Álvarez se rompió los dos meniscos (interno y externo) de la rodilla derecha el pasado 18 de mayo y se fracturó parcialmente el ligamento cruzado de la articulación durante un entrenamiento cuando el equipo se preparaba en A Madroa para reanudar LaLiga tras el parón de la competición durante el estado de alarma. Las pruebas que se le practicaron confirmaron el diagnóstico inicial de los servicios médicos y el guardameta canterano pasó días después por el quirófano para ser intervenido de la lesión con un pronóstico de baja de entre cuatro y seis meses.

Los precedentes de otras lesiones, de las que el jugador se había recuperado antes del plazo establecido, parecían augurar buenas expectativas, pero la recuperación resultó mucho más problemática de lo que cabría sospechar, hasta el punto de que, diez meses después lesionarse, el futbolista no ha iniciado aún el trabajo de campo.

Según el último parte de enfermería difundido por el club, Sergio continúa realizando trabajo individual y tratamiento de fisioterapia. Con semejantes premisas, parece sumamente complicado que pueda estar a disposición de Eduardo Coudet para alguno de los once partidos de Liga que restan por disputarse. Pero incluso aunque dispusiese del alta médica, lo que ahora mismo resulta improbable, antes de que concluya el curso, el largo tiempo de inactividad y la competencia que se le ha presentado en la portería complican notablemente que pueda volver a vestirse de corto.

Tampoco está el club por la labor de renovar su contrato. Con Rubén Blanco como portero titular e Iván Villar llamando con fuerza a la puerta, la continuidad de Sergio , de 34 años, en el Celta parece inviable más allá de la próxima temporada. El club considera ya esta temporada a Villar como el segundo portero de la plantilla y el técnico, Eduardo Coudet, se refirió recientemente al guardameta del filial, el costarricense Patrick Sequeira, como su tercer portero.

Tampoco ha mostrado el Celta demasiado interés en las últimas ampliaciones contractuales del portero de Catoira. Las últimas renovaciones de su contrato las formalizó el club sobre la bocina y casi a regañadientes y en ellas, más que un interés puramente futbolístico, ha pesado la impecable trayectoria profesional de Sergio y su liderazgo en el vestuario.

El presidente Carlos Mouriño se ha referido en varias ocasiones a la posibilidad de que el guardameta se incorpore a la estructura del club en un puesto por determinar. Sergio, sin embargo, siente que todavía tiene años de fútbol por delante y se centra en recuperarse con la idea de disfrutar del juego algunos años más. Con gran probabilidad no va a ser en el Celta.

Compartir el artículo

stats