Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las temeridades al volante de los exjugadores del Celta: del accidente de Makelele a la cazada de Welliton

Welliton, Joan Tomás, Vagner y Makelele, como jugadores del Celta

Welliton, Joan Tomás, Vagner y Makelele, como jugadores del Celta

Este fin de semana saltó la noticia en los medios de comunicación argentinos una trágica noticia en las carreteras que implicaba al exportero del celta Pablo Cavallero. El ahora director deportivo de Vélez Sarsfield ha sido imputado como responsable de homicidio negligente. La víctima es un hombre de 57 años llamado Juan Rivero. Cavallero, según las citadas fuentes, conducía un Volkswagen Tiguan cuando por motivos que aún se desconocen impactó contra la persona, que perdió la vida en el acto debido a la violencia del golpe. Según la versión del exjugador citadas por el medio TyC Sports, la víctima se habría cruzado en el camino del vehículo de modo repentino.

Pero este no es el primero ni será el último embrollo al volante que afecta a un exjugador del Celta. Varias veces durante las últimas décadas algún futbolista con pasado celeste sufrió algún altercado de tráfico en el que puso en peligro su integridad o la de los demás. Algunos de estos sucesos, además, fueron provocados por sus propias temeridades y excesos:

Viñeta de Davila inspirada en el suceso

Viñeta de Davila inspirada en el suceso

La carrera de Welliton por Urzáiz

Pocos recuerdan en Vigo a Welliton Soares de Morais por su fútbol. El delantero brasileño llegó a Vigo en el mercado invernal de 2014 y corrió más por las calles del centro de la ciudad que por el césped de Balaídos. Durante una madrugada de mayo fue detenido por la Policía Local conduciendo a gran velocidad, bajo los efectos del alcohol (quintuplicaba la tasa máxima admitida) y con 6 personas en el interior del vehículo, una persona más de las legalmente permitidas.

Los agentes relataron que les sorprendió un coche con la música a todo volumen y sin detenerse en los semáforos en rojo a la altura de la farola de Urzáiz. Fue interceptado en la Avenida de Hispanidad y al bajarse de su coche dijo: "Soy jugador del Celta". Esa condición no le eximió de someterse al test de alcoholemia. En un primer test, obtuvo un 1,40 mg/l. Su noche de fiesta terminó con su detención y con el traslado de su vehículo a dependencias policiales.

Welliton, en A Madroa FdV

¿Dónde aparcaste, Joan Tomás?

Todavía no estaban instaladas las escaleras mecánicas de la Porta do Sol cuando Joan Tomás aparcó su coche en medio de las escalinatas de la calle II República. En agosto de 2011 el jugador se adentró por una calle de dirección prohibida desde el Paseo de Granada (en agosto de 2011). Al circular por una zona muy cerca de la Jefatura de Policía Local, los agentes se dieron cuenta de inmediato de la maniobra ilegal que estaba cometiendo. Una patrulla se acercó hasta el automóvil, en el que se encontraban el catalán al volante y un acompañante. Los agentes le practicaron el test de alcoholemia pertinente, que dio un resultado de 0,70 lo que triplicaba el límite permitido (0,25) y que supuso un delito. El Celta abrió un expediente disciplinario a Joan Tomás por violar el código interno del club.

El coche de Joan Tomás frente a las escaleras de la Porta do Sol Nick

Vagner se revuelve contra la autoridad

El futbolista hispano-brasileño Rogerio Vagner, integrante del EuroCelta de principios del milenio, fue condenado a siete meses de prisión y a una multa de 3.470 euros como autor de un delito de resistencia y desobediencia grave a un agente de la Policía Local de Vigo. El 4 de octubre de 2001, en los minutos previos a un Celta - Valencia, el futbolista conducía por los exteriores del estadio de Balaídos mientras hablaba por el teléfono móvil. Dos agentes se percataron de la infracción y pidieron al centrocampista que se identificase, momento en el que Vagner forcejeó con uno de ellos en su intento de abandonar el lugar. Aunque la Fiscalía pidió dos años de cárcel, el juez decretó una pena de siete meses, por lo que al carecer de antecedentes policiales no ingresó en la cárcel. El agente con el que forcejeó  permaneció 46 días de baja médica.

El Ferrari defenestrado en la AP-9 por Makelele

El 11 de noviembre de 1999, después de disputar un amistoso con el Celta, Claude Makelele estrelló su recién estrenado Ferrari F-40 Modena contra el vial de la AP-9. El internacional francés consiguió salir ileso de un aparatoso accidente al llegar a la salida de Teis. Testigos presenciales aseguraron que el futbolista, que regresaba desde Porriño, hizo una maniobra brusca y perdió el control del vehículo.

Estado en el que terminó el Ferrari de Makelele en 1999 Ricardo Grobas

Un accidente del 'Toro' Fernández termina en tragedia

El miércoles se cumplirá un año del fallecimiento de Romina Fernández, una joven que en diciembre de 2018 fue atropellada en un paso de peatones de una calle de Montevideo por el vehículo que conducía Gabriel, el 'Toro', Fernández, futbolista del Celta que este curso juega cedido en el Zaragoza. La joven, que entonces contaba 18 años, permanecía desde entonces en estado de coma persistente debido a la gravedad de las heridas sufridas en un accidente en el que los jueces determinaron que el céltico circulaba a una velocidad superior a la permitida y en el posterior control de alcoholemia dio negativo. El fallecimiento de la joven no tuvo consecuencias jurídicas para el delantero del Celta, que ya había acordado con la familia de la víctima una indemnización de 800.000 dólares que el jugador tuvo que abonar ya para evitar prisión o tener antecedentes penales por este caso.

El coche del 'Toro' Fernández, tras el incidente FdV

Varias vueltas de campana en A Madroa

Todo se quedó en un susto. Los jugadores del Celta B en 2011 Manu Táboas, Félix Rial y Diego Olivera ´Uru´ sufrieron un aparatoso accidente mientras volvían del entrenamiento en las instalaciones deportivas de A Madroa. El siniestro tuvo lugar en las inmediaciones del VigoZoo. Los celestes, por suerte, no tuvieron que lamentar ninguna lesión grave y abandonaron el vehículo por su propio pie. Félix Rial describió lo ocurrido horas después del siniestro: "Fue algo muy extraño. Bajábamos de entrenar de A Madroa e íbamos despacito, pero había empezado a llover. No sé si habríamos pisado algo o quizás con las primeras gotas de la lluvia, pero la cosa es que se nos cruzó el coche, atravesamos la carretera de lado a lado y chocamos contra un pequeño montículo de tierra que había al en el arcén y ya empezamos a dar vueltas de campana".

Toni Otero, responsable de la cantera (izquierda), junto al portero Manu Táboas, en el lugar del accidente. Felipe Carnotto

Benzema, Banega, Balotelli, Guti... la relación convulsa de algunos futbolistas con las jefaturas de tráfico

Los problemas al volante no son únicos de los futbolistas que vistieron la celeste. Son muy sonados algunos siniestros y excesos de jugadores con sus flamantes deportivos, como los que sufrió Karim Benzema. El delantero del Real Madrid tiene un amplio historial en el que figura conducir a 216 kilómetros por hora en un tramo limitado para 100 en la M-40, provocar un accidente de tráfico en la capital y otro durante sus vacaciones en la Isla de Reunión y participar en carreras ilegales de coches. Varios ex del Madrid también tuvieron sus más y sus menos con tráfico: Guti, en su etapa en Turquía, quintuplicaba la tasa de alcoholemia cuando colisionó su coche de madrugada contra un autobús; Drenthe cuando residía en Madrid se la pegó contra un coche de Policía y en Alicante, tras firmar con el Hércules, fue pillado a 180 kilómetros por hora en un tramo de ciudad en el que se saltó seis semáforos en rojo. David Beckham pagó varias multas por sobrepasar el límite de velocidad en Los Ángeles y Cristiano Ronaldo inutilizó un Ferrari contra un túnel de Manchester.

Gerard Piqué también pasó por alto las normas de la DGT. Tanto que se quedó sin puntos en el carné, lo que no le impidió seguir conduciendo. Al final optó por ir a los entrenamientos y a los partidos con chófer o en bicicleta. Éver Banega, exjugador del Sevilla, se olvidó de poner el freno de mano de su coche y se atropelló a si mismo. El futbolista estuvo media temporada de baja por la rotura de tibia y peroné. Meses más tarde su deportivo se incendió en extrañas circunstancias. Mención aparte merece el italiano Mario Balotelli. El controvertido delantero sienpre pilotó estrafalarios coches de alta gama, pero lo más llamativo es que durante su etapa en Inglaterra la grúa se llevó sus coches en 27 ocasiones y abonó a la administración más de 11.000 euros en multas.

Compartir el artículo

stats