Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Celta recobra pegada para medrar

Iago Aspas sonríe durante el entrenamiento de ayer. |  // RCCELTA

Iago Aspas sonríe durante el entrenamiento de ayer. | // RCCELTA

El Celta apela a su fiabilidad esta temporada como local y al inabarcable talento de Iago Aspas, que regresa al once tras cumplir sanción, para lograr esta tarde (Balaídos, 14.00 horas, Movistar LaLiga) un triunfo ante un necesitado Valladolid que le allane (acaso de forma definitiva) el camino de una cómoda permanencia. Vuelve el conjunto celeste a su bastión de Balaídos, donde apenas ha cedido 4 puntos en siete partidos con Eduardo Coudet, dispuesto a pasar página sobre la derrota propiciada en Mestalla por un clamoroso error arbitral y con la confianza que proporciona contar de nuevo con un futbolista diferente y verdaderamente determinante.

Aunque 8 puntos les separan ahora mismo de la zona de descenso, que precisamente marca el Valladolid, los celestes no se fían del mal momento del grupo de Sergio González, un rival que juega casi de memoria y les ha dado no pocos quebraderos de cabeza en los últimos años. Desde que el preparador lo ascendió a Primera hace cuatro años, el Celta no conoce la victoria ante el conjunto castellano, que contabiliza cuatro empates y una victoria en cinco enfrentamientos. Los de Sergio González, sin embargo, acumulan ocho jornadas consecutivas sin ganar y presentan en Balaídos bajas significativas.

Alineaciones probables.

Alineaciones probables. Simón Espinosa

Para el Celta el triunfo no es menos importante. Aunque el colchón con la zona roja es considerable, el grupo de Coudet no quiere ceder terreno en vísperas de un mes de marzo en el que aspira a dejar encauzado el objetivo de no pasar apuros para mantener la categoría.

A pesar del perjuicio que supuso el error arbitral que propició la expulsión de Rubén Blanco en Mestalla, la semana ha llegado cuajada de buenas noticias. Coudet no solo recupera a Iago Aspas, sino también a Brais Méndez, uno de sus atacantes más en forma y también ausente por sanción en la pasada semana en Mestalla. “Tenemos las herramientas para jugar a lo que queremos”, admitió ayer Coudet acerca de tan importantes altas.

El entrenador del Celta podrá contar también con Rubén Blanco, después de que el Comité de Competición haya dejado sin efecto la tarjeta roja que supuso su expulsión en Valencia debido a un error manifiesto del árbitro que obligó al portero celeste a enfilar prematuramente el camino del vestuario por un inexistente derribo al valencianista Maxi Gómez.

La mala noticia para Coudet es que no va a poder contar con Nolito, que vio en Mestalla su quinta amarilla y tendrá que cumplir esta tarde el correspondiente encuentro de suspensión. Otros tres titulares del cuadro celeste, Renato Tapia, Hugo Mallo y Néstor Araújo, se encuentran apercibidos de sanción con cuatro amarillas, aunque la situación no es nueva y no va a condicionar su rendimiento en el partido. Con tales premisas, el once que Coudet desplegará frente a los pucelanos no va a diferir apenas de que desde hace tiempo se viene considerando el de gala.

Todos los indicios apuntan a que Brais Méndez será la opción de Coudet para cubrir la ausencia de Nolito en el costado izquierdo, pues Augusto Solari, que repite titularidad, volverá a moverse previsiblemente por la banda derecha. El técnico celeste no quiso ayer confirmarlo, pero esta ha sido siempre su opción cuando el argentino ha entrado desde el banquillo.

No se esperan más novedades. Rubén Blanco se situará bajo el travesaño arropado por la línea de defensas habitual en los últimos partidos, con Hugo Mallo y Aarón Martín arrimados a los flancos y Néstor Araújo y Jeison Murillo en el eje de la línea.

Por delante de la zaga, incrustado entre los centrales para dar salida a la pelota, se moverá Renato Tapia con la doble misión de rectificar problemas y ayudar en la iniciación del juego. El internacional peruano precederá a un novedoso trío de centrocampistas ofensivos integrado, de derecha a izquierda, por Augusto Solari, Denis Suárez y Brais Méndez. Por delante de ellos, Santi Mina y Iago Aspas volverán a conformar pareja de delanteros.

Además de Nolito, Eduardo Coudet cuenta con las consabidas bajas por lesión de David Juncà, Emre Mor y Sergio Álvarez. El técnico celeste ha convocado por al choque a 21 futbolistas, entre los que se cuentan tres titulares del filial: el portero Patrick Sequeira, el medio centro Jordan Holsgrove y el atacante Alfonso González, Alfon. La lista la completan Iván Villar, Kevin Vázquez, Joseph Aidoo, José Fontán, Fran Beltrán, Miguel Baeza y Facundo Ferreyra.

Tras ocho jornadas sin relación con la victoria y la urgencia de una reacción inmediata, se presenta el Valladolid en Balaídos. Aunque el cargo de Sergio González no parece, al menos de momento, en peligro, el conjunto blanquivioleta necesita sumar de tres para no verse condenado a una larga pelea por la supervivencia en las catacumbas de la tabla. Los pucelanos presentan nada menos que siete bajas: Raúl Carnero, Kiko Olivas, Javi Sánchez, Pablo Hervías, Marcos André y Javi Hervías, por lesión, y Waldo, al que el club ha dado permiso para ausentarse por motivos personales.

Pese a ello, Sergio González dispone de mimbres para formar un once competitivo, que podría presentará pocas novedades con respecto al que se enfrentó la pasada jornada al Real Madrid. La principal novedad será Lucas Olaza, que regresa a Balaídos tras su abrupta salida del Celta tras cumplir sanción la pasada frente a los blancos. También estará en las filas blanquivioletas Fabián Orellana, otro viejo conocido que (por muy diferentes motivos) abandonó hace unos años el Celta con polémica y que Sergio viene utilizando en banda izquierda. De este modo, el once blanquivioleta no debería diferir gran cosa del integrado por Masip en la portería; Luis Pérez, Bruno, Joaquín y Olaza en defensa, Roque Mesa y San Emeterio en el doble pivote; Janko, Kike Pérez y Orellana, en la media punta; y Sergi Guardiola como único delantero.

Con el retorno de Brais Méndez y, sobre todo, de Iago Aspas, Coudet recobra le pegada necesaria para doblegar a un rival que destaca por su orden y buen rendimiento defensivo, pero que puede pagar las dudas de su mal momento. El Celta no puede darle tregua.

Coudet destacó ayer la necesidad de que el Celta se haga fuerte con la pelota, lo que va a exigir fluidez en la circulación del juego, pero también agresividad en la presión para robar en cancha ajena.

Compartir el artículo

stats