El mal comienzo del nuevo año del Celta no ha dañado la confianza de jugadores como el colombiano Jeison Murillo, quien en declaraciones a una emisora de radio de su país ha señalado que el equipo “va hacia adelante”. En la entrevista, el zaguero cedido por el Sampdoria italiano por segundo año consecutivo admite que la situación de su actual club va mucho mejor que hace unos meses, cuando con la llegada de Coudet pasó de la posición de colista a la novena plaza. La derrota el sábado en Valencia le ha hecho perder dos puestos en la tabla a los célticos.

“A nivel futbolístico, las cosas andan muchísimo mejor que hace un par de meses. A nivel colectivo, el equipo está yendo para adelante. Estamos en una posición neutra. A nivel individual, vamos progresando”, señaló a Radio Caracol Murillo, que se encuentra a un partido de alcanzar los cuarenta con la camiseta celeste, que defiende desde enero del año pasado.

Antes con Óscar García y ahora con Coudet, Murillo siempre ha mantenido la titularidad, a pesar de no haber alcanzado el nivel que mostró en sus primeras apariciones con el Celta que llevaron al club vigués a plantearse incluso la ejecución de la cláusula de compra por 12 millones de euros. La crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus ha devaluado el mercado futbolístico.

Murillo explica a sus compatriotas la transformación del Celta con el cambio de entrenador: “Cuando llegó el ‘Chacho’ tuvimos una racha bastante buena, que nos sirvió de colchón para los resultados negativos posteriores. No ganábamos desde que empezó el año, pero estábamos tranquilos porque teníamos buen equipo”, incidió el zaguero internacional con Colombia antes de explicar la dimensión del conjunto celeste.

“Es un club, dentro de lo que cabe, bastante humilde, que siempre está peleando por permanecer en la máxima categoría. Cuando tienes jugadores con gran condición y tienes plantilla competitiva, esperas dar un paso adelante”, proclamó.

Como les ha transmitido Coudet de centrarse en la siguiente jornada, sin marcarse metas a medio o largo plazo, Murillo se muestra cauto con objetivos para lo que resta de temporada: “Es un equipo que va partido a partido. Ahora estamos en una posición bastante buena, mirando hacia arriba lo más posible y buscar la tranquilidad y la permanencia lo antes posible”.

La parte final de la entrevista en Radio Caracol está enfocada en temas más personales de un Murillo que espera regresar a su país para jugar en el Deportivo Cali antes de retirarse. Con apenas 19 años firmó por el Granada, que lo cedió al Cádiz. Las Palmas, Inter, Valencia y Barcelona fueron otros de sus destinos.

“Regresar a casa es algo que tengo adentro. En cualquier momento se va a dar. Mi esposa sabe que, en cualquier momento, nos vamos al Deportivo Cali. En casa también lo saben. Salí muy joven. No llegué ni a entrenar con el primer equipo”, señaló.

“Un error que siempre he tenido y ahora tengo menos, es la confianza. Siempre he sido técnicamente bueno. Papá siempre me dijo que es mejor tirarla fuera del estadio que arriesgar y termine saliendo como no se quiere”, añadió Murillo sobre las jugadas comprometidas.