Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El problema que se perpetúa

La dependencia de Aspas causa estragos: un solo triunfo en 23 partidos sin el moañés

Solari intenta dar un pase a Mina y Ferreyra, que se desmarcan, el pasado sábado en Mestalla. |  // LOF

Solari intenta dar un pase a Mina y Ferreyra, que se desmarcan, el pasado sábado en Mestalla. | // LOF

El problema de dependencia que el Celta tiene de Iago Aspas, lejos de atenuarse, se perpetúa. Tras la derrota encajada el pasado sábado en Mestalla pasan ya dos años y 21 días del último triunfo del conjunto celeste sin el concurso del goleador moañés Ocurrió en Balaídos, el 2 de febrero de 2019, frente al Sevilla, en un partido que el equipo entonces dirigido por Miguel Cardoso se llevó por la mínima gracias a un solitario gol de Okay Yokuslu.

Las dificultades del Celta para ganar partidos sin su estrella sobre el césped con más que evidentes. El equipo celeste tan solo ha sido capaz de ganar uno de los 23 últimos encuentros que los que ha faltado Iago con un demoledor balance de 17 derrotas, cinco empates y tan solo la citada victoria contra el Sevilla.

Marque o no, la influencia del talento morracense sigue siendo determinante para un Celta que se encuentra huérfano sin él en el campo. Durante buena parte de al temporada, los goles de Aspas fueron casi el único sustento goleador del equipo. Hasta la jornada séptima, en que Sergio Carreira marcó frente al Levante, el artillero moañés anotó el cien por cien de los goles del Celta, aunque este porcentaje se fue reduciendo con el paso de los partidos, especialmente tras la llegada al banquillo de Eduardo Coudet.

Atacantes como Nolito, Brais Méndez y últimamente Santi Mina (y hasta el recién llegado Facundo Ferreyra) se sumaron al carro del gol, pero la influencia de Aspas en el juego ofensivo del Celta se mantuvo, pues el morracense explotó su talento en el último pase (incluso en el penúltimo) para ser decisivo en las victorias celestes. El equipo vigués ha sumado un solo punto de 16 posibles en los últimos cuatro partidos en que ha faltado el morracense (tres por lesión y este último contra el Valencia por sanción).

“Vamos mejorando en cuanto a la dependencia de Iago, el equipo hoy no depende al cien por cien de lo que haga él, y eso nos ayuda para llegar de una mejor manera”, deslizó Coudet en la rueda de prensa previa a la visita a Mestalla. Sus palabras no pudieron ser menos proféticas. Sin embargo, el preparador celeste añadió al problema de no poder contar con su estrella la baja de Brais Méndez en su mejor versión desde que Juan Carlos Unzué le dio la alternativa en el primer equipo celeste. La ausencia del mosense también se dejó sentir en la producción ofensiva del Celta, que quedó limitada a la mínima expresión frente a los de Javi Gracia: dos paradas de Jasper Cillessen y una volea desde la corona del área de Nolito que se perdió muy por encima del travesaño defendido por el guardameta valencianista.

Eduardo Coudet recuperará tanto a Iago Aspas como a Brais Méndez para el próximo compromiso liguero contra el Valladolid en Balaídos. Una gran noticia para el preparador celeste, que volverá a disponer de sus mejores bazas ofensivas en un partido clave para poner tierra de por medio con un rival que lucha por eludir los puestos del descenso. Coudet no podrá contar sin embargo, ante los pucelanos con Nolito, que vio en Mestalla su quinta tarjeta amarilla del curso y tendrá que cumplir el correspondiente partido de suspensión.

Compartir el artículo

stats