Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fichaje más rentable de Miñambres

Tapia despeja un balón en un partido del Celta. | // R. GROBAS

Renato Tapia se ha convertido en uno de los grandes fichajes de la temporada en LaLiga y el más rentable de los realizados en los últimos años por la dirección deportiva que encabeza Felipe Miñambres. En cuestión de unos meses, el internacional peruano ha causado sensación en el campeonato con un rendimiento inimaginable para un desconocido en las grandes ligas, tanto desde el punto de vista deportivo como del económico, hasta el punto de que su valor de mercado se ha multiplicado por cuatro desde que se enroló a coste cero en las filas celestes en julio pasado.“Es un jugador indispensable para nosotros”, sostiene Iago Aspas, quien en una reciente entrevista con Movistar LaLiga destacaba la “gran temporada” que el peruano está realizando en su primer año en LaLiga y se refería a él como un futbolista “diferente” que aporta “equilibrio” al equipo. “Esperemos que no le pase nada porque no tenemos recambio para él”, admitía.

Los números de Tapia con el Celta respaldan las palabras de la estrella celeste. El pivote peruano ha sido titular con el Celta siempre que ha estado disponible –tanto con Óscar García Junyent como con Eduardo Coudet – y es el futbolista del plantel que contabiliza más minutos sobre el césped (1.721). Se ha perdido un solo encuentro, por acumulación de cinco tarjetas amarillas, frente al Villarreal. El Celta acusó su ausencia encajando la mayor goleada de la temporada (0-4).

“Es el jugador que equilibra el equipo, su bastión defensivo. El Celta tiene dos grandes puntales. Aspas es el ofensivo y Tapia, el defensivo. Le da al equipo el equilibrio que necesita. Abarca mucho campo y aporta ese nivel de tranquilidad que es tan necesario. Es el jugador que sujeta el equipo”, apunta Moncho Carnero, extécnico céltico y analista en la Radio Galega.

Si a Iago Aspas se le considera el Messi del Celta, Tapia ejerce en el equipo celeste una función comparable a la que Busquets realiza en el Barcelona o Casemiro en el Real Madrid. “Su papel es fundamental. Si él falta, el Celta tiene problemas. Es, con diferencia, el mayor acierto de la dirección deportiva en los últimos años”, certifica Carnero.

El excelente rendimiento ofrecido por Tapia en su primer año en LaLiga ha disparado su cotización. Cuando el pivote peruano firmó con el equipo celeste tras concluir contrato con el Feyernoord, el portal especializado Transfermarkt le adjudicó un valor de mercado de 2,5 millones de euros. Seis meses después, su cotización se ha cuadriplicado hasta los 10 millones y esto a ocurrido en un contexto económico de creciente devaluación del mercado debido a la drástica reducción de ingresos debido a la pandemia. Y la inminente obtención de la nacionalidad holandesa incrementará muy pronto su valor.

Las altas prestaciones ofrecidas por Renato Tapia en el Celta no han pasado inadvertidas a los grandes clubes de LaLiga, que siguen con gran atención al centrocampista celeste. Felipe Miñambres confirmó en su última comparecencia que son varios los equipos que se han interesado por la situación del peruano, de momento sin ofertas concretas,

El Celta, en todo caso, no tiene la intención de desprenderse de un jugador con grandes dotes de liderazgo que en muy poco tiempo ha conquistado el corazón del celtismo por su rendimientoy nivel de compromiso. El propio Tapia ha confirmado que no se ve por ahora con otra camiseta que no sea la celeste. “Llegar a un país nuevo y que se reconozca tu trabajo satisface mucho. Hace que uno se sienta valorado. En el Celta he encontrado la estabilidad que llevaba mucho tiempo buscando y espero seguir aquí”, declaró recientemente el jugador al canal de LaLiga.

El peaje de la ubicuidad

Renato Tapia es un centrocampista casi ubicuo. Su capacidad para barrer de lado a lado el campo y aparecer justo cuando se le necesita para rectificar errores y guardar las espaldas al Celta es seguramente su mayor virtud. Su personalidad en el campo, despliegue físico y capacidad de liderazgo (que ya había mostrado desde muy joven con la selección de su país) complementan su gran sentido táctico.

Pero esta aptitud para intuir y corregir problemas requiere un precio que los rivales se cobran en forma de faltas y tarjetas. Tapia es el futbolista del plantel más amonestado por los árbitros. En los 21 partidos que ha disputado esta temporada, el limeño ha recibido ocho tarjetas amarillas y está a solo dos de cumplir su segundo ciclo de amonestaciones esta temporada. Solo el azulón Damián Suárez, con 9 amarillas, le supera en este apartado.

Pese a ser el más amonestado del equipo, Tapia no ha recibido hasta el momento una sola tarjeta roja, ni directa, ni por doble amarilla. El mediocampista peruano es también el jugador celeste que más falta comete (45), aunque casi ninguna sobra y es el cuarto de LaLiga en este apartado tras Mikel Merino (Real Sociedad; 66), Nabil Fekir (Betis; 57) y Lucas Boyé (Elche, 51).

Compartir el artículo

stats