Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El paso al frente de Brais

La confianza de Coudet ha desatado el talento del mosense, que ha tirado del carro del gol en ausencia de Iago Aspas

Brais Méndez celebra el gol que dio el empate al Celta ante el Eibar el pasado domingo. |  // MARTA G.BREA

Brais Méndez celebra el gol que dio el empate al Celta ante el Eibar el pasado domingo. | // MARTA G.BREA

Los números atestiguan la transformación del mosense: 4 goles en 11 partidos que lo han convertido en el principal referente goleador del Celta en ausencia de Iago Aspas La titularidad le ha sentado A Brais de maravilla. Con Óscar García, el canterano apenas fue titular en un par de encuentros. El sabadellense lo envió al banco en otros siete, tres de ellos sin minutos, con escasas prestaciones. La falta de continuidad le pasó factura. Coudet, en cambio, le entregó galones desde el principio y ha mantenido inalterada su fe en él durante los once partidos que lleva al frente del equipo.

Brais ha respondido con 4 goles en 11 encuentros, su mejor registro anotador hasta el momento, y ha explotado una faceta, el remate de cabeza, desconocida hasta el fecha. “No recuerdo el último gol que había marcado de cabeza, ni siquiera sé si lo hay”, llego a confesar tras anotar consecutivamente ante el Cádiz y el Alavés.

La confianza del técnico y la continuidad en el juego son los factores que han permitido a Brais desatar esta temporada su talento, en opinión de Toni Otero, exresponsable de la cantera del Celta y el técnico que reclutó al mosense desde las categorías inferiores del Villarreal. “Simplemente le han dado la oportunidad de jugar y de demostrar, es decir, confianza, nada más Un jugador es bueno cuando se le da confianza. Cualidades siempre ha tenido, la diferencia es que ahora Coudet lo está poniendo a jugar”, apunta.

Gracias a la confianza del nuevo técnico, Brais ha logrado sacarse en estos últimos partidos un sambenito, el de ser un jugador blando, que le ha acompañado durante casi todas su etapa en el primer equipo celeste y que le ha costado los silbidos de un sector de la afición. “Eso es cosa del entrenador, que es el que pone su sello para que un equipo sea intenso. En este caso, es mérito de Coudet. Y la verdad es que el Celta necesitaba dar ese paso adelante”, explica el antiguo director de A Madroa.

La versatilidad de Brais también le ha ayudado a brillar con Coudet. El técnico ha sabido aprovechar su capacidad para desempeñarse con eficacia en diversas posiciones y lo ha venido alternando en la posición natural de interior derecho (en la que más cómodo el se siente) y la delantera, donde ha servido de recambio, en función de las necesidades del equipo, a Santi Mina y Iago Aspas. A Toni Otero no le sorprende la buena respuesta que Brais ha ofrecido cuando el Chacho ha optado por utilizarlo como delantero. “Hasta categoría juvenil, en que empezó a jugar como interior, había jugado como extremo y como delantero, así que tampoco es algo del todo nuevo para él”, relata.

Sí percibe, en cambio, el exresponsable de la cantera celeste una mejora en el juego aéreo. “Aunque es bastante alto, nunca se había destacado por el juego aéreo. En esto se ha notado una mejoría y seguro que va a ir a más”, pronostica.

La llegada de Augusto Solari, el fichaje que Coudet ha recomendado para competir con Brais, lejos de suponer un problema, debería mejorar el juego del mosense. “ Toda la competencia que llegue al Celta es buena. La competencia hace crecer a los jugadores. Un futbolista tiene que valerse por sí mismo y demostrar que es mejor que el compañero que tiene al lado en una competencia sana. Todo lo que venga y haga mejorar a los jugadores que tengas es bueno”, establece Otero.

Compartir el artículo

stats