Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El momento más difícil de Borja Iglesias

Borja Iglesias y Antonio Sanabria (izquierda), durante un entrenamiento con el Betis. |  // LALIGA

Borja Iglesias y Antonio Sanabria (izquierda), durante un entrenamiento con el Betis. | // LALIGA

Borja Iglesias vive su momento más complicado desde su fichaje por el Betis hace dos temporadas por 28 millones de euros. El rendimiento del canterano celeste ha estado bajo sospecha en Heliópolis casi desde su llegada debido al alto precio de su traspaso, pero su protagonismo en el equipo ha decaído desde la llegada al banquillo verdiblanco del chileno Manuel Pellegrini y se ha acentuado de forma evidente en los últimos tiempos, con solo 6 minutos de juego en los últimos 4 compromisos ligueros.

La suplencia de Iglesias, que el pasado curso disputó 35 partidos (1.190 minutos) con el Betis, sorprende especialmente por la escasa pegada que han demostrado hasta el momento los delanteros del conjunto verdiblanco. Los máximos goleadores del equipo son el extremo Cristian Tello y el centrocampista Sergio Canales, con 4 dianas, mientras que el delantero Antonio Sanabria, directo competidor de Iglesias, contabiliza 3, aunque con más del doble de minutos que el compostelano sobre el césped. Loren Morón y el francés Nabil Fekir suman un gol cada uno y Diego Láinez y Juanmi no se han estrenado. Entre todos los delanteros del Betis contabilizan menos goles que Iago Aspas.

Borja Iglesias también ha marcado esta temporada un solo gol, a Osasuna, saliendo desde el banquillo, pues apenas ha sido titular en 4 de los 12 partidos que ha jugado en lo que va de curso.

Nadie sospechaba que el punta compostelano fuese a tener tan escaso protagonismo cuando el Betis desembolsó hace dos veranos 28 millones de euros para ejecutar la cláusula de rescisión de Iglesias, convertido de la noche a la mañana en uno de los fichajes más caros del conjunto verdiblanco.

El excéltico desembarcó en Heliópolis de la mano de Joan Francesc Serrer, Rubi, el técnico que le dio la alternativa en Primera División con el Espanyol (que también se hizo con sus servicios tras pagar los 10 millones estipulados en su cláusula al Celta), con el que anotó 17 goles en su primera temporada en la máxima categoría. Tras la destitución de Rubi, el protagonismo de Iglesias ha ido languideciendo, hasta convertirse poco menos que en un jugador testimonial esta temporada con Manuel Pellegrini.

El Celta tanteó sin éxito su cesión el pasado verano, pero el técnico bético rechazó reforzar a un rival directo. En su actual situación, Iglesias ha reconocido en privado que no le importaría regresar al Celta, pero con tres años y medio de contrato con el Betis y un salario difícilmente asumible por el club celeste, su retorno a Vigo se antoja sumamente complicado.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats