–¿Qué ambiente se encontrará el Celta en su visita a un Can Misses con público en las gradas?

–A pesar de las restricciones por el coronavirus, hay ambiente en Ibiza para el partido contra el Celta. Permiten la entrada de 1.500 aficionados en el campo y, a pesar de no ser un número muy grande, genera un bonito ambiente en el estadio, con la megafonía que llevan los seguidores y el show que montan en las gradas. Se crea un ambiente muy chulo.

–Entonces, ¿tanto la afición local como el UD Ibiza intentarán poner en dificultades al Celta?

–Esa es la intención, generar un ambiente complicado y después en el campo nosotros somos un equipo peleón, que ponemos en dificultades a los rivales. Entonces, a ver si sumando todo eso se puede dar la campanada.

–Otra desventaja para el Celta esta tarde será el césped artificial de Can Misses.

–Sí es cierto que a la hora que es el partido (17h.), el campo estará regado y las dimensiones del mismo son buenas. Es un campo sintético, al que ellos no están acostumbrados, pero no es de los malos y digamos que el balón rueda bastante bien dentro de lo que cabe.

–Además de coincidir ambos clubes en el color de la indumentaria, la afición del UD Ibiza también se muestra tan entusiasta con su equipo como la céltica.

–Sí, todos los partidos aquí son muy divertidos, la gente viene a pasárselo bien. Son muy respetuosos y hay dos peñas que están animando durante todo el partido. Es una afición muy joven y en ese aspecto, muy bien.

–¿Qué supone para un excéltico este partido de Copa ante el club en cuya cantera se formó?

–Afronto el partido con muchísimas ganas e ilusión. Para mí era la eliminatoria más atractiva de todas las posibles. Por eso lo afronto con mucha ilusión y pensando que es un partido que hay que disfrutarlo pero poniendo toda la carne en el asador.

–Carcedo, su entrenador, habla de la enorme ilusión del Ibiza ante este reto de enfrentarse a un equipo de Primera División. El año pasado, rozaron la sorpresa ante el Barcelona.

–No solo ya por las posibilidades reales que tengamos o no, sino porque el formato de la Copa hace que todos los equipos se ilusionen por el torneo, que haya más sorpresas. Y eso, sumado a lo que se vivió el año pasado contra el Barcelona, con ese gol de Griezmann en el último minuto que los eliminó, después de verse ganadores durante muchos minutos, todo eso con el nuevo proyecto del Ibiza es algo muy ilusionante para la isla. También es una época en la que echamos en falta eventos y acontecimientos sociales, y este tipo de partidos traen ilusión a la isla y están muy bien. Entonces, nosotros lo afrontamos con esa responsabilidad de saber lo importante y lo bonito que es el partido.

–Como excéltico, ¿recomiendas entonces al Celta que no se confíe?

–No creo que tenga que decirlo yo, porque sabemos cómo es la Copa y todo el mundo sabe que hay muchas más sorpresas en las eliminatorias que con los formatos anteriores, pero el Celta tiene la capacidad suficiente para resolver cualquier tipo de partido. Entonces, nosotros somos los que tenemos que tener conciencia del gran equipo al que nos enfrentamos.