El Celta continuará con el patrón de juego que exhibió ante el Sevilla y el Granada y que le ha devuelto la alegría y la ambición por salir del pozo con un fútbol intenso y de calidad. Eduardo Coudet insiste en la idea de sus dos primeras citas como entrenador céltico en la víspera de afrontar la visita a San Mamés para enfrentarse a un rival que el argentino valora como “muy duro” para que su equipo pueda encadenar la segunda victoria. No quiso entrar a considerar el preparador céltico si el club reforzará la plantilla en el mercado de invierno.

“Vamos a tener enfrente a un gran rival, un rival muy duro que está sacando buenos resultados en casa, así que va a ser un partido difícil, pero la intención siempre es sostener una idea de juego”, dijo Coudet al analizar al Athletic Club después de finalizar el último entrenamiento de la semana en Afouteza, la nueva ciudad deportiva de Mos.

Coudet insiste en un plan de juego sin tener en cuenta nada más que a su equipo, “de la misma forma en cualquier campo y ante cualquier rival, tomando las precauciones necesarias y pensando en generar cosas buenas”.

Aunque el argentino ha apostado hasta ahora por un once casi fijo, deja la puerta abierta a alguna novedad en San Mamés, aunque cree que la solidificación de su idea va pareja a tocar poco el equipo titular. “Eso va de la mano de que a lo mejor repitan jugadores, lo cual no quiere decir que le deje de dar importancia al trabajo diario del resto de jugadores. Tenemos que tratar de que todos estén preparados de la misma manera y que estén al cien por cien para cuando les toque jugar, sean más o menos minutos. De hecho, en el último partido el triunfo nos lo dieron dos jugadores que salieron desde el banquillo”, apunta en referencia a Baeza y a Beltrán, que aprovecharon las asistencias de Aspas para sentenciar el duelo con el Granada.

Confía Coudet que su equipo mejore también físicamente para jugar a gran ritmo el mayor tiempo posible. “El hecho de tener siete días por delante ayuda a programar la semana de una manera donde lo importante es no pasarse en las cargas de trabajo y tratar de ir sumando poco a poco y mejorar el rendimiento. En la actualidad, el equipo se ha visto bien”, convino.

Asegura además que él no tiene “un once inicial” fijo porque cada semana evalúa las característica del rival correspondiente, y apunta que la exigencia física que le está pidiendo a sus jugadores durante los entrenamientos tendrá su recompensa “a medio y largo plazo. Lo ideal para cualquier entrenador es coger los equipos desde la pretemporada y preparar el inicio de un torneo con las características que uno quiere luego ejecutar en los partidos, pero se dio así”, puntualiza el preparador céltico.

Coudet, como ha reiterado endurante sus intervenciones públicas, elude hablar de la posibilidad de reforzar al equipo en el mercado invernal: “No es un tema que se esté hablando hoy en día. Estamos intentando preparar los partidos de la mejor manera con la plantilla que hay a disposición. Hablar hoy de fichajes es irreal porque falta mucho tiempo”, indica al referirse al plazo de fichajes que se abrirá a partir de enero y en el que el Celta seguramente buscará el delantero centro que no pudo incorporar el pasado verano porque, según el club, se lo impedía el límite salarial al no producirse la salida de jugadores que no contaban para Óscar García.