Tras reactivar al equipo con su primera victoria en ocho jornadas el pasado domingo frente al Granada, Eduardo, el Chacho, Coudet se enfrenta mañana a un complicado doble desafío: encadenar una segunda victoria que esquiva al Celta desde de junio pasado y hacerlo en San Mamés, uno de los campos que históricamente peor se le han dado al conjunto vigués en Primera División.

La falta de regularidad ha sido el factor determinante que ha mantenido al Celta anclado en las posiciones bajas de la tabla en las últimas temporadas. El cuadro celeste aún no ha sido capaz de enlazar dos triunfos en esta Liga y en las dos anteriores campañas apenas lo logró en un par de ocasiones, de la mano de Óscar García, el pasado curso, y con Fran Escribá, el precedente. La última vez que el Celta encadenó dos victorias fue el pasado mes de junio, cuando goleó al Deportivo Alavés en Balaídos (6-0) en su mejor partido del año y superó en la jornada siguiente a domicilio a la Real Sociedad (0-1).

Aunque el equipo vigués llegó a firmar entre febrero y marzo, antes de la suspensión del campeonato por la pandemia, una racha de cinco partidos sin perder, la imposibilidad de encadenar victorias impidió su despegue en la tabla. Demasiadas ocasiones desperdiciadas.

Al Celta se le presenta por segunda vez este curso la posibilidad de enlazar dos triunfos en un momento crucial, debido a la enorme igualdad que preside la competición. Solo 3 puntos separan a los celestes, decimoctavos, de la novena plaza, que precisamente ocupa su rival de mañana. La diferencia entre las zona descenso y los puestos que dan acceso a competición europea es de apenas 5 puntos.

La recompensa de ganar en San Mamés es copiosa, pero el campo del Athletic, ha sido un escenario prácticamente inasequible para el Celta a lo largo de la historia. Solo el Camp Nou le ha resultado más complicado.

Los celestes tan solo han sido capaces de ganar en tres veces en las cincuenta y cuatro visitas que han rendido a La Catedral, la última de ellas en octubre de 2006, hace casi 14 años, gracias a un solitario gol de Fernando Baiano.

Cuatro años antes, en marzo de 2002, el Celta consiguió una de las más memorables victorias de su historia goleando al Athletic (1-6 ) con tantos de Catanha, Luccin, Vagner, Karpin, Jesuli y Maurice. La afición rojiblanca aplaudió en puesta pie a los celestes por su inmenso partido.

El primer triunfo del Celta en San Mamés se produjo casi una década antes, en febrero de 1993, con una leyenda rojiblanca, Txetxu Rojo, al frente del banquillo celeste. Vlado Gudelj, el actual delegado del Celta, decidió la contienda con un tempranero gol en el minuto 9 de partido.

Desde la remodelación del campo (que el Celta por cierto estrenó), los celestes no han conseguido ganar en Liga en la Catedral (sí lo han hecho en Copa del Rey), donde han firmado cuatro derrotas y tres empates en siete enfrentamientos.

Solo un partido de suspensión para Okay

Buenas noticias para el Celta en torno a la sanción a Okay Yokuslu por su expulsión el pasado domingo en el compromiso liguero disputado ante el Granada en Balaídos. El Comité de Competición solo ha castigado al Celta con un partido de suspensión al jugador turco tras ser expulsado, a instancias del VAR, por una acción contra el centrocampista nazarí que se pensaba podría haberle costado una sanción considerablemente mayor. El órgano disciplinario de la RFEF no ha considerado la acción del medio centro celeste como una agresión (lo que le habría costado entre 4 y 12 encuentros de suspensión), sino como acto de desconsideración hacia el contrario que deja el castigo en un solo encuentro. La sanción supone todo un alivio para el Celta, que tiene a su otro pivote, el peruano Renato Tapia, apercibido de sanción con cuatro tarjetas amarillas y podría haber tenido un problema, de haber sido sancionado Okay con varios partidos. El jugador turco causará baja mañana en San Mamés y deberá hacer frente a un multa de 600 euros, pero Coudet podrá contar con él para la próxima visita del Cádiz a Balaídos. El Celta ha sido multado, de forma accesoria, con 350 eruros. Competición ha desestimado el recurso del Celta para dejar sin efecto la sanción alegando un defecto de forma en la redacción del acta arbitral. La ausencia por sanción de Okay para San Mamés se suma a las bajas por lesión de Sergio Álvarez, Kevin Vázquez y muy probablemente Emre Mor, quien ayer volvió a ejercitarse al margen del grupo y cuenta con muy pocas opciones de ser de la partida. Ante el Athletic faltará también David Juncá, lesionado de gravedad en un hombro. Para determinar el alcance de la lesión, al lateral se le practicó ayer una resonancia magnética, cuyo resultado se conocerá hoy.

Fran Beltrán

“Iremos con todo a por ellos”

El triunfo logrado el pasado domingo ante el Granada ha elevado la moral del Celta, que buscar mañana en San Mamés dar continuidad al buen juego desplegado contra los nazaríes encadenando ante el Athletic su segundo triunfo del presente curso. El autor del tercer tanto frente a los nazaríes, Fran Beltrán, destacó ayer la importancia del duelo contra los de Gaizka Garitano, que el Celta afrontará decidido a no dar tregua al adversario. “Iremos con todo a por ellos”, aseguró ayer el centrocampista toledano en declaraciones a Celta Media, el canal oficial del club. Beltrán se mostró convencido de que la victoria firmada contra el fiable equipo que dirige el vigués Diego Martínez marcará un punto de inflexión en la trayectoria del Celta. “Lo necesitábamos ya. Estábamos trabajando bien, estábamos haciendo partidos muy buenos y solo era cuestión de tiempo que llegase esa primera victoria. Esperamos seguir en esta línea”, dijo. El internacional sub 21 celeste explicó que el grupo se siente muy a gusto con la propuesta futbolística del nuevo técnico, Eduardo Coudet, y expresó su confianza en que pueda imponerla contra los leones. “Nosotros nos encontramos cómodos. El equipo se vio bien. La idea está clara y es lo que tenemos que hacer, seguir, seguir y seguir e intentar sumar los tres puntos”, destacó. Beltrán pronosticó, sin embargo, un competido choque ante los rojiblancos. “Sabemos que va a ser difícil, que ellos allí aprietan. No deja de ser otro partido más en el que nosotros tenemos nuestras ideas, ellos las suyas, y vamos a intentar anteponer las nuestras”, apuntó el centrocampista, que se mostró feliz por el gol anotado el pasado domingo al Granada: “Siempre es ilusionante marcar en Balaídos. Faltaba la gente, que es un apoyo fundamental para nosotros, pero a mí me vino bien. Me va a ayuda a subir el ánimo”.