Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vida nueva para Hugo Mallo

La restitución de la capitanía revitaliza al marinense que, con Coudet al mando, ha firmado dos notables actuaciones tras meses de bajón - Manolo y Jorge Otero celebran que se le haya devuelto el brazalete

Hugo Mallo encara a Carlos Neva durante el partido contra el Granada.

Hugo Mallo encara a Carlos Neva durante el partido contra el Granada. Ricardo Grobas

La restitución de la capitanía ha sentado bien a Hugo Mallo. La decisión del vestuario de revocar la orden de retirarle el brazalete impuesta por Óscar García y devolverle los galones parece haber dado un impulso a la productividad del lateral marinense, que ha firmado dos notables actuaciones ante el Sevilla y el Granada tras un preocupante bajón de rendimiento que duraba varios meses. La mejor versión de Mallo, solidario, intenso en defensa y profundo en ataque, se ha vuelto a vislumbrar en estos dos últimos partidos, ya con Eduardo, el Chacho, Coudet al mando.

Manolo Rodríguez Santiago, el hombre que más veces ha lucido el brazalete de capitán en el Celta, aplaude la decisión del técnico argentino. “Me parece que Coudet ha tomado la decisión correcta. Ha sido una buena decisión. Empieza de cero con una decisión muy democrática. Cuando el vestuario ha vuelto a elegirlo, será por algo”, apunta el histórico capitán celeste que precisa: “Le ha venido bien. No sé cuál fue el problema que tuvo con el anterior entrenador, pero parece que le ha dado otro impulso y ojalá, no solo él, sino todos, vuelvan a coger la condición que se les supone y no pasemos el mal trago del año pasado”.

Jorge Otero, lateral de referencia del conjunto celeste, concuerda: “Ha sido uno buena decisión. Lo que menos necesita ahora el Celta son jaleos. Hay que darle normalidad a este tema. Coudet ha sido muy sensato. Ha actuado como mucha cordura y se ha ganado el respeto del vestuario”. Sin juzgar las razones, el nigranés opina que el conflicto con Óscar ha señalado a Hugo Mallo de forma innecesaria. “De algún modo se le ha puesto una cruz. Hugo ha tenido temporadas mejores y peores, pero es un jugador importante en la historia del Celta. Hay algo que nos perdimos con Óscar, pero algo que ya es pasado. Algo no funcionó entre ellos, pero parece que ahora está recuperando el nivel y esto es una muy buena noticia para el Celta”, observa.

Otero subraya a este respecto que la merma de rendimiento no ha sido un problema exclusivo de Hugo Mallo, sino general del Celta. “Ha estado por debajo de su nivel, pero como la mayoría. Por una u otra razón, muchos de los futbolistas no están dando el nivel que se esperaba. Y se carga todo sobre las espaldas de Hugo Mallo cuando en realidad es responsabilidad de todos. . Cada cual tiene su responsabilidad dentro del grupo”, sostiene. “Él sabe perfectamente que no ha estado bien, de esto estoy convencido. Pero no puede ser el centro de todas las críticas. El problema es que este bajo rendimiento sumado a todo este lío con el antiguo entrenador lo ha puesto en la diana. Cuanto estas cosas salen de puertas afuera siempre se suele buscar un culpable, aunque normalmente no lo hay. Sacar esto en público, con todo este jaleo que se montó con la capitanía, no ha ayudado”, detalla Otero.

La llegada de Coudet ha apaciguado los ánimos con una propuesta futbolística que ilusiona el vestuario y que parece haber reactivado a Mallo. “La marcha de Óscar quizás le ha dado tranquilidad y ahora está más centrado. Es pronto, pero da la sensación de que el juego es más directo y profundo. Se juega más hacia adelante y con mayor presencia en campo rival”, expone.

El propio Hugo Mallo confirma que ha recuperado sensaciones. El capitán céltico rompió varios meses de silencio tras el partido contra el Granada para valorar en las redes sociales el buen desempeño firmado, de la mano de Coudet, contra los nazaríes. “Orgulloso del trabajo del equipo por el partido de ayer. Ahora ya sabemos cuál es el camino a seguir”, escribió en Instagram el marinense. El mensaje no habría tenido nada de particular de no ser por ese “ahora” que sugiere el inicio de una nueva etapa, bajo la dirección de Coudet . La respuesta de Santi Mina, lacónica pero directa, resulta sintomática: “Capitán”, contesta el delantero.

Con o sin capitanía, lo cierto es que todo hace indicar que el jugador del Celta con más partidos en Primera División tiene cuerda para rato. Así lo cree Manolo, que no descarta que Mallo acabe batiendo su récord de 533 encuentros con la casaca celeste. “No veo por qué no. Si las lesiones le respetan y sigue en esta línea le quedan bastantes años. Claro que puede conseguirlo”, dice el Gran Capitán.

El “Chacho” abre el abanico del gol

La llegada de Eduardo Coudet ha mejorado de forma muy considerable las prestaciones ofensivas del Celta, que llega más a portería y ha ampliado el abanico del gol, durante muchas jornadas patrimonio exclusivo de Iago Aspas, a nuevos jugadores. Hasta la sexta jornada de Liga, en que el joven canterano Sergio Carreira anotó contra el Levante, el delantero moañés había sido la única referencia goleadora del equipo. Posteriormente, tras ampliar Aspas, de penalti, su cuenta en la derrota frente a la Real Sociedad (1-4), Santi Mina (en el último partido de Óscar García) se estrenó como goleador esta temporada marcando en el empate firmado ante el Elche en el Martínez Valero. La llegada de Eduardo Coudet ha significado un punto y aparte en el reparto del gol. Aspas ha reducido su hememonía goleadora con el argentino al frente del banquillo, pero ha tenido un papel crucial en buena parte de los goles anotados por sus compañeros. El primero en estrenarse con el nuevo técnico fue Nolito, ante el Sevilla, aunque el tanto del sanlueño a su exequipo, sumado al quinto del curso de Aspas, no bastó a los celestes para puntuar en el debut del técnico argentino en el Ramón Sánchez Pizjuán. El potencial goleador celeste se disparó en la última jornada contra el Granada en Balaídos con la mejor versión del curso de Iago Aspas, que se la compuso para liderar la primera victoria de la etapa de Coudet sin disparar una sola vez contra la portería contraria. Frente a los nazaríes repitió Nolito y se sumaron al carro del gol, entrando desde el banquillo, Miguel Baeza y Fran Beltrán.

Compartir el artículo

stats