El exentrenador del Celta de Vigo, Oscar García, habló ayer por primera vez de su despido, a principios de noviembre. Lo hizo en declaraciones a Radio Marca. Una entrevista en la que mostró su orgullo por haber dirigido al conjunto celeste, agradeció el el trato de la ciudad y de sus jugadores, pero en la que también dejó algún recado.

Entre las pocas críticas que deslizó en la entrevista, una de ella se refiere a su cese. Según relató, Oscar García supo a posteriori que antes del último partido que dirigió con el Celta contra el Elche, la decisión de cesarlo ya estaba tomada. "No me lo habían dicho pero después me enteré que ya estaba todo decidido. Yo tenía toda la fuerza del mundo y toda la confianza, el cuerpo técnico estaba totalmente convencido que nos íbamos a salvar, como sigo pensando que va a suceder aunque yo no esté. También estoy seguro que en diciembre el club hará un esfuerzo para reforzar algunas posiciones", aseguró en la citada entrevista.

"El cuerpo técnico estaba totalmente convencido que nos íbamos a salvar, como sigo pensando que va a suceder aunque yo no esté"

Sobre su despido, Óscar García deslizó en la micrófonos de Radio Marca que opina que fue prematuro. "Al ser parte muy implicada lo ves muy de tu lado pero es cierto que no estábamos ni en descenso y el equipo empezaba a tener una línea como a principio de temporada. En la tercera jornada fuimos líderes durante 45 minutos. En el campo del Valladolid íbamos ganando y luego el penalti de Hugo Mallo nos perjudicó. De conseguir allí los tres puntos, nos hubiésemos plantado con siete en la tercera jornada. Luego hubo momentos en los que no tuvimos la suerte que merecíamos como en el campo del Elche donde también un penalti de Hugo nos costó no ganar, teniendo muchas ocasiones que no materializamos y haciendo muy buen partido", aseguró.

Óscar García sobre su cese: "No estábamos ni en descenso y el equipo empezaba a tener una línea como a principio de temporada"

"El Celta debería tener un futuro brillante"

Óscar García considera que el Celta debe ser prudente, aunque le augura un gran futuro. "Lo de Europa yo no lo dije nunca, lo dijeron otros la pasada temporada y yo no estaba. Está claro que el Celta tiene muy buenos jugadores y ellos tienen que hacer un equipo y que esté compensado. No solo es tener buenos nombres, aparte el Celta no es un club que esté luchando siempre por Europa. Yo creo que haciendo bien las cosas y utilizando los jugadores jóvenes que están saliendo debería tener un futuro brillante, si todos fuesen en la misma dirección. Me sabe mal que los cuatro jugadores que hice debutar no tengan minutos".

Sobre los aspectos que le decepcionaron en su paso por Vigo, el exentrenador celeste prefirió guardar silencio en sus declaraciones a Radio Marca. "Lo que quiero es que el Celta vaya bien y no crear ningún conflicto. Que los futbolistas jueguen bien y no tengan la presión de estar siempre luchando por no bajar. La afición y la ciudad de Vigo me acogieron con los brazos abiertos, siempre he estado muy orgulloso que mi primer equipo en España como entrenador fuese el Celta. Ahora remover el pasado ya da igual, soy una persona que dice las cosas a la cara y la gente del club lo sabe. Puede gustar más o menos pero no engaño a nadie".

"Ahora remover el pasado ya da igual, soy una persona que dice las cosas a la cara y la gente del club lo sabe"

Respecto al director general del club, Antonio Chaves, fue también tajante: "Todo lo que le tenía que decir se lo dije en el momento que tenía que decírselo. Ahora cada uno hará su camino".

Emotiva despedida de la plantilla

Óscar García tuvo palabras especialmente agradecidas para sus jugadores: "La despedida y los mensajes privados. Es con lo que me quedo. De los jugadores, de la gente de Vigo, para mí es mucho más importante que ganar un partido. Me hubiese gustado estar más tiempo y, por ejemplo, convertir a estos cuatro jugadores en futbolistas importantes en poco tiempo".

Destacó además que para él ha sido un lujo o haber entrenado a Iago Aspas: "Soy uno de los entrenadores afortunados de haberlo dirigido, como lo serán los que lo han hecho con Leo Messi. Es un jugador diferente, el mejor que yo he entrenado. Tiene todo, liderazgo en el terreno de juego, habilidoso, rápido, goleador, sabe lo que necesita el equipo en cada momento, quiere entrenar siempre, no se aprovecha de su estatus y es un ejemplo para todos. Para mí es el mejor de la historia del Celta".

"Soy uno de los entrenadores afortunados por haber dirigido a Aspas; es el mejor de la historia del Celta"

De hecho, el exentrenador aseguró que la despedida de Aspas fue de las más emotivas. "El mensaje más bonito fue el que me envió a título personal. Yo estoy muy agradecido a Iago no solo por eso, sino porque es un jugador que siempre ha tirado del carro. Esté el entrenador que esté siempre dará lo máximo porque siente al Celta como su casa y su familia. No se merece estar luchando por no bajar cada temporada".

¿Y los fichajes?

Sobre los fichajes que había solicitado y que nunca llegarón también se pronunció. "Está claro que no. Tapia y Vadillo estaban fichados de antes de final de la pasada temporada y Baeza fue una oportunidad de mercado. No pedí mucho porque sabía la situación del club".

Sobre su futuro, Óscar García declaró en Radio Marca que está deseando ponerse a entrenar. "Estoy con muchas ganas de entrenar. Tengo algunas propuestas y estoy contento por ello, las estamos analizando. Me siento fuerte y con más ganas que nunca de volver a entrenar, obviamente este año en España no puedo. Estoy viendo mucho fútbol extranjero y hasta que no entrene voy a dedicarme a aprender un poco de alemán porque francés e inglés ya lo hablo bastante bien y todo lo que sea formarme como entrenador, me abrirá más puertas".