Partidos como el que disputó ayer el Celta Zorka Recalvi en Lanzarote suelen ser peligrosos, ya que cuando se enfrentas a equipos de la zona baja de la clasificación, los equipos suelen relajarse, muchas veces en exceso, y al final se paga muy caro.

El equipo entrenado por Cristina Cantero no comenzó ayer excesivamente centrado en el juego ofensivo, pero el buen trabajo defensivo le permitía ponerse por delante en el marcador. Las canarias tenían muchos problemas para ver el aro vigués, de ahí que recurrieran a los lanzamientos lejanos para anotar, aunque sin éxito.

Al final de los primeros diez minutos de juego, el equipo céltico ganaba por siete puntos de diferencia, con la sensación de que a poco que hiciera se podía llevar el partido con relativa tranquilidad.

En el segundo periodo, el equipo entrenado por Cristina Cantero volvió a apretar en defensa. El resultado fue bueno, ya que el cuadro canario solamente fue capaz de anotar ocho puntos. El problema era que esa tensión defensiva no tenía prolongación en el juego ofensivo, con un bajo porcentaje de acierto en los lanzamientos exteriores e, incluso, desde la línea de tiros libres. Por fortuna para el cuadro vigués, las canarias tampoco apretaban, con lo que se fueron al descanso con once puntos de ventaja en el marcador.

Las cosas no cambiaron demasiado tras el paso por el vestuario. El Celta Zorka Recalvi continuaba dominando el juego defensivo, lo que era una garantía para mantener la ventaja que tenía en el marcador, y que poco a poco iba aumentando, hasta llegar a los dieciséis puntos al final del tercer cuarto, 27-43.

Poca historia tuvo el último cuarto. El equipo vigués se limitó a administrar la ventaja que tenía en el marcador, sin dejar que las jugadoras canarias reaccionaran. De hecho, el último cuarto fue para el Magectías, que lo ganó por un solo punto.

Una nueva victoria que deja confirma a las célticas en la segunda posición. El próximo sábado, el Celta Zorka Recalvi vuelve al pabellón de Navia para jugar, a partir de las 19 horas, ante un Adba que lleva dos victorias y que el sábado derrotaba al Maristas por 60-49.

Una vez finalizado el partido de ayer en Lanzarote, Cristina Cantero decía que “fue un partido sin demasiada historia. Hemos sido capaces de trabajar serias, pero no ha sido un partido brillante, ni mucho menos. Lo más importante es que lo hemos trabajado para sacarlo, pero hay que seguir trabajando y seguir mejorando”.

Sobre lo que fue el encuentro ante las canarias, Cantero indicó que “comenzamos bien, fallando muchas cosas fáciles, y siempre hemos mantenido ahí la distancia de cinco o diez puntos. Nos ha faltado ser más agresivas, más asesinas, por decirlo de alguna manera, más ambiciosas, e irnos a romper el partido del todo. No hemos estado muy acertadas y nos ha costado estar centradas todo el encuentro. Me quiero quedar con las cosas positivas del partido”.