Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un mes para alcanzar el ‘tono Coudet’

El entrenador del Celta propone un plan de trabajo que dote al equipo del fondo físico necesario para jugar en enero con presión alta al rival los 90 minutos - Hasta final de año le esperan 6 equipos de nivel medio-bajo

Nolito, Mina, Beltrán, Murillo y Aspas, entre otros, ayer, en el entrenamiento matinal del Celta en A Madroa. |  // RCCV

Nolito, Mina, Beltrán, Murillo y Aspas, entre otros, ayer, en el entrenamiento matinal del Celta en A Madroa. | // RCCV

El Celta intensifica el trabajo en A Madroa, donde ayer realizó una doble sesión de entrenamiento para preparar el compromiso del domingo ante el Granada (Balaídos, 18:30 horas). Pero la intención del entrenador céltico, Eduardo Coudet, va mucho más allá de la próxima cita en LaLiga. El técnico argentino quiere que la plantilla adquiera en un mes el tono físico necesario para poder jugar en enero con la presión alta sobre el rival durante los noventa minutos de cada partido. Ese plan estará salpicado de la celebración de siete partidos hasta la conclusión del año (incluye uno de Copa, frente al Llanera), en los que el conjunto vigués buscará sumar los puntos suficientes para abandonar la plaza de colista que ocupa y situarse en posiciones menos comprometidas para su futuro.

Pretende conseguir Coudet con el juego de presión alta lo mismo que planteó su antecesor en el banquillo celeste en las primeras citas con el Celta, pero Óscar García entendió después que no era posible llevarlo a cabo con las características de la plantilla, que apenas ha variado desde entonces.

El argentino, sin embargo, se muestra convencido de que su método funcionará en Vigo, como antes ocurrió en tres de los cuatro equipos que dirigió antes de recalar en Vigo: Rosario Central, Racing Club de Avellaneda e Internacional de Porto Alegre. En Tijuana, que supuso su segundo destino como entrenador, fue despedido a los cinco meses de incorporarse.

Ante el quinto proyecto en el que se embarca y una vez consumida la primera semana de trabajo con los célticos, para preparar el duelo con el Sevilla, sin seis internacionales, Coudet pretende llevar adelante en Vigo su plan de juego, como hizo anteriormente en Rosario, Racing e Inter. Así lo quiso expresar en la rueda de prensa posterior a la derrota en el Sánchez Pizjuán (4-2): “Estoy contento con la predisposición de los jugadores. Con trabajo, este equipo está capacitado para aguantar los 90 minutos y encontraremos mi ideal. Vamos a trabajar tanto en lo físico como en lo técnico para que el equipo juegue como quiero, pero para eso necesitamos tiempo”.

Pero el ‘Chacho’ Coudet reconoce que la competición le dejará poco margen para implantar un estilo de juego basado en la defensa adelantada, las líneas muy juntas, la presión alta y un juego de ataque directo. Hasta final de año, esperan al Celta rivales de un nivel parecido al suyo: Granada, Athletic Club, Cádiz, Alavés, Getafe y Huesca. Además, a mediados de diciembre afrontará el primer duelo copero, ante el UD Llanera, de la Tercera División asturiana.

Para preparar las citas con Granada y Athletic Club, Coudet dispondrá de una semana completa, que aprovechará para doblar sesiones en algunas ocasiones.

Se eleva el nivel y la carga de la preparación física en A Madroa para que los jugadores puedan aguantar el alto ritmo de juego que quiere imponer su entrenador. Para algunos miembros de la plantilla, la situación no es nueva, les recordará a la etapa de Berizzo. Aspas, Nolito, Mina y Mallo fueron algunos de los actuales jugadores del Celta que también conocieron las exigencias del ‘Toto’. Todos ellos alcanzaron entonces niveles competitivos importantes, que le llevaron a elevar su cotización profesional: Nolito y Mina fueron traspasados por 18 y 10 millones de euros, respectivamente, mientras que Aspas alcanzó la internacionalidad con España y Mallo fue considerado entonces como uno de los más destacados laterales de LaLiga.

Desde mediados del próximo mes se apretará la competición, al incluir la primera eliminatoria de la Copa del Rey. Y esta temporada no habrá minivacaciones de Navidad, pues LaLiga ha programado partidos para las vísperas de Nochebuena y de Fin de Año. Después, al Celta le tocará a principios de enero visitar al Real Madrid. Para entonces, Coudet espera tener a punto un equipo de alto voltaje, que pueda presionar sin desmayo durante 90 minutos.

Pendientes de la licencia del técnico

El Celta espera tener noticias sobre la licencia de Eduardo Coudet a finales de esta semana y confía en que el técnico argentino pueda sentarse en el banquillo el domingo frente al Granada, después de que el duelo con el Sevilla, el de su estreno en España, tuviese que vivirlo desde la grada de Sánchez Pizjuán. El sábado, el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, acudirá a la inauguración de la ciudad deportiva del Celta en Mos. Ahí, el dirigente federativo posiblemente ofrezca noticas al club sobre los trámites que sigue el Comité de Entrenadores. La situación de la licencia de entrenador de Coudet no es novedosa para el Celta, que en mayo de 2014 tuvo que afrontar una situación similar con Eduardo Berizzo. Para ambos preparadores, el Reglamento General de la RFEF establece en su artículo 161 que “los entrenadores que hayan obtenido su titulación en el extranjero, a excepción de las asociaciones nacionales con convenios de licencias UEFA, podrán actuar en clubes adscritos a competiciones de ámbito estatal y de carácter profesional siempre que estén en posesión de un título equivalente al nacional y que hayan ejercido, como titulares, en equipos de la máxima categoría de asociaciones nacionales afiliadas a la FIFA por tiempo no inferior a tres temporadas”. Coudet acumula cinco años y medio de experiencia como técnico de primer nivel, después de trabajar en Argentina, México y Brasil. Se estrenó en Rosario Central en enero de 2015 y allí completó dos años. Después se fue a Tijuana, donde fue destituido a los cinco meses. Regresó a casa para dirigir a Racing Club, de enero de 2018 a diciembre pasado. El Internacional de Porto Alegre se lo llevó pagando una penalización al equipo de Avellaneda que hizo campeón de liga. Y el 9 de noviembre pasado abandonó Brasil para firmar por el Celta hasta junio de 2022.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats