El entorno de Óscar García, según la agencia EFE, acusa al director general del Celta, Antonio Chaves, de su destitución. En la misma información se achaca el silencio directo de Óscar a la cláusula de confidencialidad que él igual que otros han tenido que firmar tras su destitución. De hecho, Óscar solo ha ofrecido mensajes cordiales a través de sus redes sociales, como su despedida de Vigo.

"No hemos podido ganar la batalla a Antonio Chaves", lamentaron desde el entorno de Óscar García. "Estábamos labrando el Celta de un futuro no muy lejano pero no nos dejaron terminar el proyecto", cita en la información de EFE.