El Celta cerró el ejercicio 2019-2020 con 10 millones de beneficios, después de impuestos. La entidad sigue presentando una robusta salud económica. Sin embargo, la situación generada por la pandemia puede frenar diversos planes de expansión y le obligará probablemente a recurrir a sus fondos. Porque la previsión es que el Celta cierre el ejercicio 2020-2021 con pérdidas de entre 10 y 12 millones. El resultado dependerá de las operaciones futbolísticas que se puedan realizar, pero si se confirma, será el primer balance negativo desde 2009, el año en que se aprobó el proceso concursal que se había iniciado en 2008.

El Celta ha presentado buenos números, aunque peores de lo que se preveía debido a los efectos de las restricciones del Covid-19. Tanto el patrimonio neto y pasivo como el total activo suben de 160.864.000 millones a 174.594.471. Pero el impacto se va a dejar notar de manera mucho más sensible en el próximo ejercicio, con una reducción notable en el volume de negocio. De esta forma, el presupuesto del Celta pasará de 107 millones de euros, una cifra récord, a 70.