El empate a un gol firmado ayer entre el Levante y el Deportivo Alavés mantiene al Celta fuera de los puestos de descenso una jornada más en esta Liga. El punto conseguido el viernes en el Martínez Valero ante el pasado Elche ha bastado de momento al conjunto que dirige Óscar García para evitar caer a la zona roja, pero no resuelve gran cosa porque la distancia con los últimos tres clasificados se ha reducido tras disputarse la novena jornada de Liga a la mínima expresión.

Apenas un punto impide separa a los celestes del furgón de cola de la tabla que ocupan, igualados con 6 puntos, el Huesca, el Valladolid y el Levante.

Los tres pisan ya los talones al Celta, con el detalle de que el conjunto granota ha jugado un partidos menos (el aplazado en su momento contra el Atlético de Madrid), cuya programación está por definirse.

Exiguo margen el de los celestes, que no ganan un partido desde que superaron en la segunda jornada al Valencia y tienen a Óscar García en la cuerda floja desde hace un par de semanas.

Los resultados de la jornada en la zona baja no han sido desfavorables gracias a que el Alavés, que se adelantó con un tempranero gol de Lucas Pérez, resistió en inferioridad numérica el acoso del Levante, al que el gol de Morales tan solo alcanzó para puntuar; y a que el Huesca, que acumula ya seis empates, aún no ha conseguido ganar un partido. Sí lo hizo el Valladolid, que recorta distancias desde la cola tras sumar ayer ante el Athletic su primer triunfo del curso.