El Celta está de luto por el fallecimiento de Carlos Torres Barallobre, que debutó en Primera División con el conjunto celeste y fue posteriormente jugador del Deportivo, además de defender las camisetas del Espanyol y el Málaga antes volver al equipo herculino en su última temporada en el fútbol profesional, la 1964-65.

Carlos Torres, que disputó 191 partidos en la máxima categoría y otros 14 en Segunda, murió ayer en A Coruña a los 86 años, según confirmó el Deportivo. Hijo de otro jugador del club coruñés, Pepe Torres, que fue entrenador y directivo del club, Carlos Torres llegó a las categorías inferiores del equipo en 1950, pero a mediados de la temporada 1952-53 fichó por el Celta, con el que disputó otras cuatro temporadas.

Posteriormente, en 1957, el delantero fichó por el Espanyol, en el que estuvo cinco campañas y media. En esa etapa llegó a jugar dos partidos con la selección española B. En medio de la temporada 1962-63, recaló en el Málaga en Primera División, categoría que perdió ese año el equipo andaluz, en el que continuó en Segunda División. A punto de cumplir los 30 años, fichó por el Deportivo, con el que disputó ocho partidos en la máxima categoría en la campaña 1964-65.

Ya como entrenador, dirigió del Deportivo en diez partidos de la temporada 1973-74, pero no pudo impedir su descenso a Tercera División.