El Celta volvió ayer al trabajo en A Madroa, tras disfrutar de descanso en la jornada posterior a su empate frente al Levante. El equipo de Óscar García ha planificado cuatro entrenamientos antes del partido de la octava jornada de LaLiga que el domingo le enfrentará a la Real Sociedad (Balaídos, 16 horas). Es probable que el técnico catalán recupere a varios de los cuatro futbolistas que continúan de baja. Joseph Aidoo, Hugo Mallo y Rubén Blanco cuentan con opciones de regresar al equipo céltico frente a los donostiarras, que antes de viajar a Vigo tendrán que afrontar esta noche en el Reale Arena el duelo europeo con el Nápoles del excéltico Lobotka.

Aidoo, que dio positivo por coronavirus antes del partido frente al Atlético de Madrid, está pendiente de someterse a nuevas pruebas epidemiológicas para poder reincorporarse al grupo después de pasar la cuarentena en su domicilio. El ghanés es uno de los fijos en el once de Óscar García. Su baja la ha cubierto el canterano José Fontán.

Otro de los candidatos a volver a las convocatorias del equipo celeste es su capitán, Hugo Mallo, quien ha estado ausente en las dos últimas jornadas del campeonato por una lesión muscular que está a punto de dejar atrás, como reconocía días pasados en el diario As su representante, Quique de Lucas. En este caso, los médicos han recomendado tranquilidad y esperar a que cicatrice bien la rotura fibrilar del bíceps femoral de la pierna derecha. En su ausencia, Sergio Carreira se ha convertido en uno de los más destacados del Celta. El canterano anotó el tanto del empate frente al Levante después de estrellar un balón en el palo de la portería de Oblak en su debut en Primera División.

Guardametas

El tercer candidato a reaparecer es el guardameta Rubén Blanco, quien en julio pasado se dañó el tendón del recto femoral derecho que le obligó a pasar por el quirófano. En principio, los médicos calculaban entre 4 y 5 meses de baja, pero el mosense podría reaparecer antes de cumplir las 16 semanas de convalecencia y recuperación. De hecho, ya entrena con el resto del grupo y en cualquier momento podría recibir el alta médica. En ese caso competiría con Iván Villar por la titular que el portero de Aldán mantuvo con solvencia durante las últimas jornadas del pasado curso y las siete del actual.

Más tiempo de recuperación le espera a Sergio Álvarez, que el pasado mayo fue intervenido por la rotura de los dos meniscos de la rodilla derecha, además de una lesión parcial del ligamento cruzado anterior de la misma articulación. En plena convalecencia, el cancerbero de Catoira dio positivo de la Covid-19 que retrasó todavía más una recuperación, que se prolongará más de los 5 meses que los servicios médicos del club anunciaban como plazo máximo.

Ante las bajas de los dos primeros porteros de la plantilla, Óscar García recurrió al filial. Iago Domínguez, Ruly García y Álvaro Fernández se han alternado en las convocatorias como posible alternativa a Iván Villar, que ha jugado todos los minutos desde que Rubén Blanco se lesionó a principios de julio frente al Atlético de Madrid.

El resto de la plantilla del conjunto celeste trabajó desde las diez y media de la mañana de ayer en A Madroa después de disfrutar el martes de la jornada semanal de descanso. Óscar García programó cuatro sesiones de entrenamiento matinales, de las que tres se celebrarán en A Madroa y la del sábado tendrá lugar en Balaídos, donde los célticos reciben la tarde del domingo a una Real Sociedad que llegará a Vigo como líder de Primera División y con Oyarzabal y Portu compartiendo el liderato en la tabla de goleadores con cuatro tantos cada uno. Además, con el equipo donostiarra estará el excéltico David Silva, que regresó a España tras cerrar una larga etapa en el Manchester City.

Árbitro

El duelo del domingo entre gallegos y vascos será dirigido por el colegiado Adrián Cordero Vega, del comité cántabro. En el VAR estará el extremeño Gil Manzano. El colegiado santanderino regresa a Balaídos después de dirigir el Celta-Alavés de la temporada pasada que finalizó con una goleada (6-0) de los locales. Jornadas más tarde, Cordero Vega fue designado para el Espanyol-Celta que cerraba la temporada y en la que los célticos evitaron el descenso en el último minuto tras su empate sin goles en Cornellá-El Prat.

Dos victorias y dos empates acumulan el Celta con el árbitro cántabro. El anterior triunfo fue frente al Huesca (2-0), con un doblete de Iago Aspas. El moañés, máximo goleador del conjunto celeste, con tres tantos, acumula cuatro jornadas sin marcar.

Europa reconoce la lealtad de Sergio Álvarez

Sergio Álvarez suma 16 temporadas en el Celta –incluida la de su cesión al Racing de Ferrol–, con lo que se convierte en el tercer futbolista de las grandes líneas europeas más fiel a un equipo. Sin embargo, con ficha del primer equipo, el ‘Gato de Catoira’ suma diez, las mismas que Iago Aspas y Pinto, y dos menos que Hugo Mallo. En medio de todos ellos aparece Borja Oubiña, once años en el equipo celeste. La clasificación entre futbolistas de las cinco grandes ligas europeas se refiere a los años en el mismo club. La palma se la lleva Messi, que acumula 16 años y 9 meses en el Barça, del que quiere despedirse en junio próximo. La segunda posición la ocupa James Noble, del West Ham, también con los mismos años que Messi y seis meses menos que el céltico.