Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Brais Méndez, en un agujero negro

El centrocampista del Celta lleva tres jornadas sin jugar un solo minuto, después de estrenar el curso como titular en Eibar | Pese a su ostracismo en Vigo, LaLiga le dedica una semblanza como jugador de “dibujos animados”

Brais Méndez conduce el balón ante un jugador del Sevilla en un partido en Balaídos

Brais Méndez conduce el balón ante un jugador del Sevilla en un partido en Balaídos Marta G. Brea / FdV

En un agujero negro se ha visto envuelto Brais Méndez, que fue titular con el Celta en el debut liguero pero que ha desaparecido del equipo en las tres últimas jornadas. Pese al ostracismo en Vigo, LaLiga acaba de dedicarle una semblanza a un jugador que sus primeros entrenadores califican como de “dibujos animados”.

El Celta prepara un partido contra el Levante que las obras del estadio Ciutat de Valencia obligan a trasladar a Villarreal, una localidad de buenos recuerdos para el céltico Brais Méndez, que no vive buenos momentos después de que el técnico Óscar García lo relegase a la suplencia sin un motivo aparente. Es más, participó en los tres partidos en los que el equipo celeste sumó alguno de los puntos en juego: Eibar, Valencia y Valladolid.

El futbolista que con cinco años llamaba la atención en el Santa Mariña por su buen manejo del balón con la pierna izquierda regresa al lugar que lo acogió en la adolescencia para integrarlo en la cantera del conjunto amarillo. Ya como profesional, en La Cerámica, escenario del partido del lunes próximo entre granotas y celestes, protagonizó una de sus mejores actuaciones en la máxima categoría: marcó un bonito gol y dio dos asistencia a sus compañeros Okay Yokuslu, para que el centrocampista turco se estrenase como goleador del equipo vigués, y para que Maxi Gómez asegurase la victoria de los célticos. Casi dos años después de aquella actuación, Brais Méndez vive momentos profesionales complicados, pues encadena 270 minutos sin jugar. El joven canterano (Mos, 7 de enero de 1997) hace tiempo que camina por una montaña rusa desde su debut en la élite y la posterior irrupción con la selección española absoluta anotando el gol del triunfo frente a Bosnia.

Pese a su juventud, Brais Méndez es un ídolo para muchos de los niños de la cantera del Santa Mariña, donde recuerdan a un “niño muy tímido”, pero que ya mostraba una depurada técnica y visión de juego: “Viendo las cosas que hacía con el balón con 5 o 6 años parecía un jugador de dibujos animados. Manejaba muy bien el balón, nunca le daba para arriba, siempre quería regatear”, señala Milucho Alonso, técnico que colabora con el Villarreal, en el vídeo que LaLiga dedica al futbolista mosense.

Brais Méndez conduce el balón ante un jugador del Sevilla en un partido en Balaídos Marta G. Brea

“Era tímido, no hablaba, iba a lo suyo y era muy trabajador. Iba con la cabeza levantada, abriendo espacios, metiendo le balón donde nadie podía imaginar, hacía un cañito, una ruletita o un tacón. Ahora los niños quieren ser Brais Méndez”, cuenta Arturo Rey, coordinador del Santa Mariña.

El presidente del club de Cabral, José Carlos Blanco, se muestra satisfecho con la trayectoria del futbolista de Mos. “Se le veían buenas maneras al crío ante la forma que tenía de manejar la pierna izquierda, se iba viendo una progresión muy grande. Supone una satisfacción tremenda para todos en el club verle ahora en el Celta”.

El vídeo sobre Brais Méndez, de la sección “Los inicios de...”, recoge también el primer gol del mosense con el Celta, ante el Athletic Club, que supuso un empate en San Mamés, o el momento en el que Balaídos le dedica una gran ovación, por el buen trabajo en su estreno ante el Getafe, cuando a la hora de juego era sustituido por Emre Mor.

El pasado 21 de septiembre se cumplieron tres años desde que Juan Carlos Unzué apostó por el canterano frente al Getafe. Esa primera temporada en la élite la compaginó con el filial céltico. Aún así, disputó 19 partidos en Primera, con un gol y una asistencia. La temporada siguiente, la 2018-19, fue la de su consagración. Anotó 6 goles y firmó 7 asistencias en 31 partidos. El 18 de noviembre de 2018 debutaba con la Roja. Entró en el segundo tiempo y anotó el tanto de la victoria del combinado que dirigía Luis Enrique Martínez.

Tras una mediocre temporada 2019-20, en la que no marcó y solo aportó dos asistencias, Brais Méndez renovó por el Celta hasta junio de 2024 y se preparó en pretemporada para recuperar el juego que le llevó a la Roja. Sin embargo, Óscar García no le ha dado continuidad y no ha vuelto a aparecer en el equipo desde sus participaciones ante Eibar, Valencia y Valladolid, en los acumuló 126 minutos de juego.

Después de este paréntesis, Brais Méndez afronta el partido contra el Levante con la ilusión de regresar a Villarreal, donde el Celta ganó el pasado año (1-3) y donde protagonizó su mejor partido en la élite. En La Cerámica se encuentra como en casa porque durante unos años perteneció a la cantera del Villarreal.

“Es un jugador en progresión y va a ser muchísimo más importante de lo que hoy es en el Celta. Yo estaba convencido de que iba a ser futbolista”, subraya Milucho Alonso respecto a quien llevó a la cantera del equipo castellonense. Pero el viaje de Brais Méndez a Villarreal fue de ida y vuelta. En 2012 regresó a Vigo para fichar por el Celta, con el que cumple la cuarta temporada en la élite.

Como su compañero Denis Suárez, Brais se ha prometido este curso mejorar el rendimiento del anterior e intentar regresar a la selección española. Sin embargo, en el comienzo de curso no ha encontrado la continuidad esperada y deseada. Óscar García lo dejó en el banquillo frente al Barcelona, Osasuna y Atlético de Madrid. Desde entonces ha desaparecido del equipo, como si lo tragase un agujero negro.

Rochina: “Ser colistas no nos afectará”

El futbolista del Levante Rubén Rochina explicó ayer que en una temporada puede haber partidos en los que el equipo no rinda a su nivel, como ocurrió el domingo en Bilbao ante el Athletic, pero indicó que espera que se repita. “Es una liga muy larga y siempre tienes partidos donde no estás todo lo bien que te gustaría y el de Bilbao puede ser uno de esos. Esperemos que tarde muchísimo tiempo en repetirse otro partido así o que no se repita más”, dijo el jugador en los medios oficiales del Levante. Sin embargo, Rochina admitió que no son ajenos a que fallen en un determinado momento: “Hay que entender que LaLiga es así y que puede pasar” en alguna ocasión y subrayó el destacado nivel de los equipos a los que se han enfrentado hasta ahora: Valencia, Osasuna, Sevilla, Real Madrid y Athletic Club. Los granota son colistas, con 3 puntos y un partido menos que el Celta. “Sabíamos que era un inicio complicado, que teníamos rivales muy buenos, pero el equipo tiene que competir. Es muy pronto, quedan muchísimos puntos y el equipo está con confianza”, indicó el jugador valenciano, que se mostró tranquilo por la confianza del equipo. “No nos va a afectar absolutamente nada de cara a afrontar los siguientes partidos y confiamos plenamente en nuestro trabajo", indicó Rochina en referencia a que cierran la clasificación y antes de recalcar que el partido ante el Celta del lunes próximo es idóneo “para romper esa dinámica” negativa después de tres derrotas seguidas. Además, el jugador valenciano confesó que se ha incorporado al equipo “con muchas ganas y muy buenas sensaciones” después de haber debutado el pasado domingo tras más de un mes lesionado por una rotura muscular. “Al final, a todos los jugadores nos gusta estar disponibles para ayudar a los compañeros y al equipo. Son cosas que pasan y lo importante es que he tenido una buena recuperación”, concluyó Rochina.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats