Los dos 0-0 seguidos presionan al Atlético de Madrid y a Simeone, que hoy visitan Balaídos. "La exigencia no la recibo de lo que puede venir de afuera. La exigencia la tengo conmigo mismo. Desde que llegamos nos propusimos formar todo lo que estamos generando estos años, siendo competitivos y siendo siempre estables, lo más difícil en el fútbol. Iremos por el mismo camino", anunció el técnico argentino en la rueda de prensa.

"El equipo me ilusiona porque tiene energía, dinámica, ganas, entusiasmo, porque quiere competir y tiene ambición", añadió Simeone, que calificó la plantilla como "importante" mientras divisa siete partidos a lo largo de los próximos 22 días. El primero es en Vigo. "En su casa, el Celta necesita estar fuerte. Viene de dos derrotas y nosotros venimos de dos empates. Va a ser un partido complejo con necesidades de ambas partes", advirtió Simeone, cuyo equipo jugará con el Bayern Múnich, el Betis, el Salzburgo, el Osasuna, el Lokomotiv Moscú y el Cádiz.