Una jornada de LaLiga resulta insuficiente para analizar al Barcelona que quiere Ronald Koeman, pero la actuación con goleada ante el Villarreal dejó ideas de cómo pretende el técnico holandés que juegue el equipo azulgrana. Su plantilla no está cerrada -el club busca un delantero centro-, por lo que la llegada de nuevos jugadores obligará a variar los planes.

Ansu fati

La irrupción estelar del jugador nacido en Guinea Bisáu con pasaporte español ha allanado el debut de Koeman en el banquillo azulgrana y amortiguó la salida de Luis Suárez al Atlético de Madrid. Ansu Fati marcó dos de los cuatro goles de su equipo y provocó el penalti para que Messi se estrenase como goleador este curso. La presencia del futbolista que a finales de octubre cumplirá 18 años y que el club catalán ha blindado con una cláusula de 400 millones de euros, puede acelerar el traspaso de Dembélé. Su buen entendimiento con Jordi Alba convierte la banda izquierda en un puñal.

Falso nueve

Sin un delantero centro de referencia como Luis Suárez -el club intenta contratar al holandés Depay-, Koeman apostó contra el Villarreal por situar a Messi de falso nueve. El argentino recuperaba la posición en la que brilló con Guardiola. Messi partía de la zona derecha del ataque azulgrana para generar peligro en el área rival. Con Grizmann por la derecha, Messi puede formar otro tridente demoledor con el francés y Ansu Fati.

Doble pivote

Frenkie de Jong juega en el doble pivote. Ante el Villarreal tuvo como acompañante a Sergio Busquets, que ve amenazada la titularidad ante la llegada de Pjanic. De Jong se mueve con más libertad y contribuye a generar mayor juego ofensivo.

los laterales

Jordi Alba convierte la banda izquierda en un peligro constante para el rival, aportando un gran caudal de juego ofensivo. Por la derecha, Sergi Roberto también suma mucha calidad al juego de ataque. El fútbol moderno eleva a cotas desconocidas la importancia de los laterales.