Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Partidos que refuerzan un proyecto

La visita del Barcelona a Balaídos pondrá a prueba la solidez del equipo de Óscar García, que se mantiene invicto después de tres jornadas de LaLiga

Murillo y Aidoo, la pareja de centrales titular del Celta, bromean, ayer, en A Madroa.

Murillo y Aidoo, la pareja de centrales titular del Celta, bromean, ayer, en A Madroa. // RCCV

El Celta afronta mañana en Balaídos (21:30 horas) el compromiso más exigente de lo que va de un curso recién iniciado. El equipo de Óscar García afronta la cita ante los azulgrana como una piedra de toque para comprobar sus avances en el juego coral que le han permitido llegar a esta jornada invictos y con cinco puntos en la clasificación general, después de empatar a domicilio con Eibar (0-0) y Valladolid (1-1) y ganar al Valencia en casa (2-1). Los celestes transmiten alegría durante las sesiones de entrenamiento en A Madroa. Sin dar por cerrada la plantilla -el mercado concluye el 5 de octubre-, el Celta confía en el grupo para superar a un rival que encadena cinco años sin ganar en Vigo y que en junio solo pudo llevarse un empate (2-2) del estadio vigués cuando se jugaba el título liguero con el Real Madrid.

"Faltan algunas pieza para tener un equipo muy competitivo pero, de momento, hemos empezado bien y eso era importante", subraya Óscar García ante los micrófonos de la emisora de radio RAC1. El entrenador del Celta tendrá que dosificar los esfuerzos de la plantilla, que solo dispondrá de unas 60 horas de descanso tras la visita del Barcelona para preparar el partido del domingo al mediodía en El Sadar.

Aunque en los dos anteriores partidos repitió once, Óscar García podría apostar por introducir alguna modificación en el centro del campo para intentar frenar a un Barça que se estrenó en el campeonato en plan arrollador: marcó cuatro goles al Villarreal en la primer parte, con otro tridente de lujo en ataque: Antonie Griezmann, Leo Messi y Ansu Fati. La zaga y la delantera célticas están reservadas ahora mismo para Mallo, Aidoo, Murillo, Olaza, Emre Mor, Aspas y Nolito.

El moañés hablaba la noche del lunes en la cadena Ser de "la semana especial" del Celta ante los tres compromisos de LaLiga que afronta sin apenas tiempo para recuperarse físicamente, y que el conjunto celeste puede aprovechar "para refrendar las buenas sensaciones de los últimos partidos". El moañés vive otro momento estelar, pues ha participado en los ocho goles que ha marcado el Celta entre la pretemporada y la competición oficial: seis llevaron su firma y en los otros dos contribuyó con asistencias.

Aspas se muestra optimista con el nuevo proyecto del club vigués: "El Celta ha dado un paso al frente. Ha sido importante comenzar la temporada con el mismo entrenador, que al final vino como parche en la jornada 15ª y cogió al equipo caído y logramos levantarlo entre todos. Se está viendo otro Celta con un par de caras nuevas. El equipo va a más, sobre todo fuera de casa. A veces, con un fútbol no tan bueno como en casa, pero los rivales también juegan. El partido contra el Barcelona es una buena piedra de toque", comentó el moañés en el programa El Larguero.

La visita del Barça resultará especial para Nolito, Denis Suárez, Jeison Murillo, Oscár García y su hermano Roger, todos ellos con pasado barcelonista. El técnico del Celta, además, se enfrenta al mismo equipo con el que en noviembre pasado debutó al frente de la plantilla celeste. Como jugador, el sabadellense disputó 97 partidos con la camiseta azulgrana, en los que anotó 28 goles. Entonces, su rival favorito era el Celta, al que le marcó cuatro goles. Esos goles al equipo vigués los anotó a pares y un mismo día, 19 de mayo, de los años 1996 y 1997. Los dos primeros en el Camp Nou (3-2) y los otros en Balaídos (1-3), como ayer recordaba Afouteza e Corazón. "El Barça tiene equipo para ganarlo todo", advertía el entrenador del Celta.

Compartir el artículo

stats