La afición celeste ha cargado duramente en las redes sociales contra el arbitraje de Sánchez Martínez en el Nuevo José Zorrilla por el dudoso penalti de Hugo Mallo a Kike Pérez que el colegiado murciano señaló sin dudar como pena máxima y no fue revisado por el VAR al dejar el reglamento estas acciones al criterio del árbitro. Muchos aficionados se preguntaban precisamente por qué la jugada no había sido revisada en la sala VOR, cuando en las imágenes de la televisión puede apreciarse claramente que el contacto entre el capitán celeste y el centrocampista blanquivioleta no parece suficiente como para señalar pena máxima.