19 de septiembre de 2020
19.09.2020
Faro de Vigo

Óscar: "Tenemos que mostrarnos como un martillo pilón, con y sin balón"

El entrenador quiere un Celta intenso en todas las facetas del juego y espera que así ocurra ante el Valencia

19.09.2020 | 02:00
Óscar García habla con su colaborador Borja Oubiña, ayer, en Balaídos.

El entrenador del Celta confía en sumar hoy ante el Valencia su primera victoria de la temporada, en un duelo en el que Óscar García considera clave que su equipo se muestre "como un martillo pilón tanto con balón como sin balón", comenta. Esquiva el preparador catalán las preguntas sobre el mercado de fichajes porque su cabeza "está en el Valencia", subraya antes de apuntar que el número de nuevas incorporaciones dependerá "de los jugadores que salgan". El club intenta buscar acomodo a David Costas y no se descarta la posible salida del central Jorge Sáénz, con el que no cuenta el técnico.

La cita de hoy ante el Valencia tiene preferencia, "a partir del domingo ya volveremos a pensar en qué es lo mejor para el equipo, qué posiciones se pueden reforzar y en qué condiciones", comenta Óscar García. Además, confiesa tener una "total confianza" en el portero Iván Villar aunque no descarta la llegada de un nuevo cancerbero al equipo celeste, a la espera de que se recuperen de sus lesiones Rubén Blanco y Sergio Álvarez.

Óscar García avala la incorporación del internacional peruano Renato Tapia, a quien elogia públicamente porque es un futbolista "de un perfil diferente" a lo que tenía en su plantilla. "El fichaje de Renato es un acierto de la dirección deportiva del club. Poco a poco se va adaptando al equipo y también al ritmo de la liga española", señala el técnico celeste en la víspera de recibir al Valencia, en un encuentro en el que Tapia volverá a formar parte del equipo titular.

Óscar García entiende que el peruano va a necesitar "un tiempo" para ofrecer su "mejor nivel" en LaLiga porque apenas lleva unos meses en España, pero reitera que el cuerpo técnico está "muy contento" con él porque tanto su "predisposición" como su "adaptación" están yendo "muy bien".

"No me quiero descentrar del partido. Quiero ser un equipo fuerte en casa, como un martillo pilón, tanto con balón como sin balón. Esta es la mentalidad que tenemos que tener", insiste Óscar García.

Aunque el duelo ante los valencianistas es importante para que el Celta consiga otro paso adelante en este inicio de LaLiga, tras empatar el sábado pasado en Eibar, la configuración de la plantilla sigue centrando la atención del celtismo.

"Cuantos más jugadores polivalentes tengas, más posiciones puedes cubrir y más opciones tiene ese jugador de poder jugar. En cuanto al número, dependerá de las salidas, de las posibilidades del club, de cómo veamos al equipo. Sé que hasta el 5 de octubre va a ser así. Yo me quiero centrar en los jugadores que tengo, en los que mañana van a defender este escudo para poder ganar al Valencia. Sé que el club tiene priorizadas algunas que otras posiciones, pero todos estamos pensando en el partido del Valencia. Es lo único que me importa", sostiene el preparador del Celta, que se enfrenta al que fue su equipo en la temporada 1999-2000.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook