14 de septiembre de 2020
14.09.2020
Faro de Vigo

El rey del empate prolonga su dominio

El Celta de Óscar García arranca el curso 2020-21 como concluyó el anterior: con una igualada sin goles

14.09.2020 | 01:27
Emre Mor, Aspas, Aidoo, Okay, Iván Villar, Nolito, Brais Méndez y Tapia, ayer, en A Madroa.

El Celta ha iniciado la temporada 2020-21 como acabó la anterior: empatando sin goles. Esa tendencia al reparto de puntos le llevó el curso pasado a compartir el título honorífico de rey del empate con el Atlético de Madrid. Trece de las dieciséis igualadas de entonces las protagonizaron los célticos con Óscar García en el banquillo. Desde la llegada a Vigo del técnico catalán el Celta solo ha sumado cinco victorias en 27 partidos, incluido el del sábado en Ipurua.

La dificultad para ganar partidos resulta muy habitual en el Celta de los últimos tiempos. De hecho, la temporada pasada fue el segundo equipo con menos triunfos del campeonato, solo superado por un Espanyol que acabó descendiendo. Solamente en siete ocasiones cantaron victoria los celestes a lo largo de la campaña pasada, de las que cinco se produjeron con Óscar García. Sin embargo, el técnico catalán fue incapaz entonces de cambiar una tendencia tan poco saludable para un equipo que ha mejorado en defensa pero al que le cuesta hacer goles, a pesar de contar con un Iago Aspas que acumula 101 tantos en 200 partidos en Primera División con el Celta.

El sábado en Ipurua se dio uno de los resultados que menos gustaban al gran Alfredo Di Stéfano: "Un partido sin goles es como un domingo sin sol", solía recordar la Saeta Rubia. El actual Celta habría malhumorado con frecuencia al astro hispano-argentino, pues el 18 por ciento de los domingos del Celta estuvieron nublados la temporada pasada: obtuvo 7 empates sin goles.

Ese fue el resultado más común de los celestes en el curso 19/20. A continuación, en seis ocasiones igualó el marcador el cuadro vigués con un gol a favor y otro en contra. Como recoge en Twitter Afouteza e Corazón, esa tendencia ha llevado a que Óscar García se convierta en el entrenador del Celta con mayor porcentaje de empates, tomando como referencia que hayan dirigido un mínimo de catorce partidos. El preparador catalán alcanza una media del 51,8 por ciento de igualadas. Le sigue Txetxu Rojo, con el 35,5 por ciento; mientras que Fernando Castro Santos se sitúa tercero con el mismo porcentaje que el vasco y por delante de Carlos Aimar (34,8 por ciento) o Carmelo Cedrún (32,3 por ciento).

A priori, no se esperaban estas cifras en el historial de un Óscar García que llegó a Vigo como paradigma de la escuela del Barcelona, cuya principal característica es poner en práctica el juego ofensivo. El Celta actual, sin embargo, ofrece estadísticas similares a las de los primeros años de la última década del pasado siglo, lejos de las conseguidas en épocas doradas posteriores.

A su favor, la etapa de Óscar García en el Celta ofrece resultados muy satisfactorios en labores defensivas. Es el entrenador céltico que menos goles encaja entre los que dirigieron al equipo vigués desde su último ascenso en 2012. Así, con el catalán al frente, los celestes registran 1,26 goles por partido. Le siguen: Paco Herrera (1,29), Fran Escribá (1,37), Luis Enrique Martínez (1,42), Abel Resino (1,50), Eduardo Berizzo (1,51), Unzué (1,58), Antonio Mohamed (1,67) y Miguel Cardoso (1,71).

Esos números pueden ir mejorando con la llegada de refuerzos como Jeison Murillo, uno de los zagueros más destacados con la celeste en los últimos tiempos. Con el esperado regreso del colombiano a Vigo estarían asegurados más días sin que la portería del Celta encajase goles. El sol, como diría Di Stéfano, quizás pueda salir como desea la afición porque el Celta, de momento, parece empeñado en seguir prolongando su dominio como rey del empate. Los dieciséis del curso pasado le sitúan al nivel del equipo vigués en las temporadas 1992-93 y 1996-97. En la 1994-95 también obtuvo siete duelos sin goles, como el curso anterior. El sábado en Ipurua repitió ese marcador y ahora le esperan 37 partidos de LaLiga para igualar o superar el récord de partidos sin goles que estableció en 1992-93 con ocho.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook