12 de septiembre de 2020
12.09.2020
Faro de Vigo
Eibar00Celta

El Celta se estrena a medio gas

Los de Óscar García mostraron una versión muy mejorable, pero se llevan un punto de un campo difícil como Ipurua - Emre Mor firmó la jugada del partido, que a punto estuvo de darle la victoria a su equipo

12.09.2020 | 18:38
El Celta se estrena a medio gas



Al Celta le ha pillado el toro. Tras una pretemporada con más dudas que certezas, los de Óscar García se atascaron buena parte del choque ante un Eibar rocoso, como siempre. Ambos conjuntos dieron fe de estar disputando el duelo inaugural de LaLiga, con múltiples imprecisiones y nulo acierto de cara al gol. La mejor ocasión la tuvo Emre Mor, bien hoy, tras una jugada de exquisita calidad que se inventó él solo desde el flanco derecho. Con todo, los vigueses se llevan un punto de un estadio complicado como Ipurua y comienzan la competición doméstica sumando y sin encajar, una asignatura pendiente otrora.

El once de partida del Celta estaba llamado a desplegar un nivel superior al visto durante los 90 minutos posteriores. Con las novedades de Emre Mor y Renato Tapia desde el inicio, acompañados por Okay Yokuslu, cuyo futuro en Vigo no está asegurado, los de Príncipe temblaron ya en los primeros segundos tras un susto de la escuadra armera: remate de Pedro León, a pase de Sergi Enrich, que se va alto. Nolito respondía minutos después con un tiro mejor ajustado, previa asistencia de Lucas Olaza -quien le ganó la partida a David Juncà-, que obligó a estirarse a Marko Dimitrovic.



El Celta marchaba impreciso y con las ideas muy borrosas, con numerosos atascos en ciertas fases del juego, incómodo en todo momento y sin carácter, un síntoma del comienzo de liga si no fuera porque los celestes acabaron complicándose la vida la temporada pasada con un guion semejante. Al menos hoy, la defensa no cedió, aunque en dos minutos fatídicos, todo pudo venirse abajo: en el 25, Edu Expósito conectó el cuero en el área pequeña, golpeó en Kike García y se marchó fuera de los tres palos de Iván Villar por un palmo; segundos más tarde, era el mismo García quien, de cabeza y molestado por Tapia, conseguía cambiar la dirección del balón tras un centro de Pedro León, sin éxito.

Pasada la media hora de juego,  Brais Méndez pudo erigirse como héroe de la tarde. Le llegó un balón aéreo con la firma de Joseph Aidoo -quien hoy compartió retaguardia con Néstor Araújo-, que el vigués controló sobradamente en el área rival y, cuando tenía que levantarla por encima del arquero eibarrés, ejecutó el gesto de manera defectuosa.

Tras una primera parte con un reparto de la posesión casi ecuánime, con un remate a portería de ambos y un despliegue verdaderamente soso, el segundo asalto llegó para animar un poco la fiesta.



En el 46, cambio de roles: Méndez le cuelga el esférico a Aidoo dentro de la caseta vasca, pero el central acaba desaprovechando la ocasión tras llegar forzado. Poco después, si el Tour de Francia estaba dejando dormido a más de uno, ya se encargó Pedro Bigas de despertar al personal con un descarado remate desde fuera del área que parecía gol a tenor de la imagen mostrada en el directo de la  televisión, de esos que limpian las telarañas por si fuera poco. No fue así, y quien tejió la acción del partido fue otro: Emre Mor, que hoy demostró visos de crac, recogió el balón en la banda derecha, le tiró un autopase al defensa y, cuando la jugada ya valía para el escaparate, dejó sentado a Pape Diop para vérselas cara a cara con Dimtrovic, que frenó la ilusión celeste con otra buena intervención ante un potente chut.

Minutos previos, el turcodanés había marrado un intento claro para romper el hielo, que finalmente fue señalado como fuera de juego. Ya en el ocaso, Diop vio el segundo cartón amarillo tras una dura entrada a Santi Mina, coyuntura que no fue aprovechada por los de Óscar García. 



El choque de este sábado, además, dejó el debut de Miguel Baeza, que entró en el 76 y poco pudo argumentar. De entre los estrenos, Tapia estuvo poco preciso, se espera más de él y, para más inri, una mala versión de Okay no pudo flanquear su tímida luz; y Vadillo, que fue convocado, no llegó a saltar al césped. 

Los celestes pudieron hoy quebrar dos estadísticas y no lo alcanzaron finalmente: suman ya su sexto año consecutivo sin sumar los tres puntos en la cita inicial de la competición casera y, además, nunca han anotado el tanto de bienvenida de LaLiga en toda su historia. Quien sí se colgó la medalla particular fue Iago Aspas, que no disfrutó frente al conjunto armero de su habitual protagonismo, pero que le permitió completar su partido 200 con la casaca viguesa en la máxima categoría del fútbol español. 

El Valencia será el próximo rival del Celta, que le espera el sábado 19 desde las 21.00 horas en un Balaídos que volverá a estar tristemente vacío por la pandemia del coronavirus. 

Ficha técnica:


0 - Eibar: Marko Dimitrovic; Rober Correa, Pedro Bigas, Paulo Oliveira, Sergio Álvarez; Pape Diop, Edu Expósito, Takashi Inui (Damian Kadzior, m.61), Pedro León (Rafa Soares, m.84); Kike García y Sergi Enrich (José Recio, m.68).

0 - Celta: Iván Villar; Hugo Mallo, Joseph Aidoo, Néstor Araújo, Lucas Olaza; Brais Méndez (Miguel Baeza, m.77), Renato Tapia, Okay Yokuslu; Emre Mor (Santi Mina, m.85), Iago Aspas y Manuel Agudo 'Nolito'.

Árbitro: Jaime Latre (Comité Navarro). Expulsó a Pape Diop (min. 87) por doble amarilla. Amonestó también a Pedro Bigas, Sergio Álvarez, Lucas Olaza, Manuel Agudo 'Nolito' y David Juncà.

Incidencias: Partido de la primera jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio municipal de Ipurua. 
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook