07 de septiembre de 2020
07.09.2020
Faro de Vigo

El Celta activa a medio hacer la cuenta atrás

El equipo celeste prepara el estreno liguero en Ipurua con escaso rodaje y sin haber concretado ninguno de los cuatro fichajes "vertebrales" que reclama Óscar | El club acelera para fichar a un portero esta semana

07.09.2020 | 02:13
Néstor Araújo marca a un jugador del Sporting durante el amistoso de pretemporada disputado el sábado en Balaídos.

El Celta 2020-21 activa la cuenta atrás de LaLiga tras una pretemporada atípica, que arroja no pocas dudas sobre el rodaje del equipo, y deja demasiadas tareas pendientes en la planificación deportiva del nuevo curso, que Óscar García prepara sin que el club haya concretado ninguno de los cuatro fichajes vertebrales que el técnico ha reclamado: un portero, un defensa central, un centrocampista ofensivo y un delantero centro que descargue de responsabilidad a Iago Aspas.

A pesar de que resta un mes de mercado -esta temporada se podrá fichar hasta el 5 de octubre- y de que el club precisa aligerar plantilla y carga salarial para abordar las nuevas contrataciones, el Celta debe moverse con agilidad para que el arranque de la competición no le pille con el pie cambiado. La necesidad apremia.

Lo más urgente, el técnico celeste fue la pasada semana muy claro a este respecto, es la contratación de un portero que mitigue el déficit que han dejado las lesiones de larga duración de Rubén Blanco y Sergio Álvarez quienes, en el mejor de los casos, tienen por delante un par de meses de recuperación antes de estar a disposición del equipo. Óscar considera una temeridad afrontar LaLiga con un solo portero profesional, Iván Villar, cuya experiencia en Primera División no excede de cuatro partidos.

A la espera de un "acelerón" de fichajes

Con estas premisas, todo hace suponer que la secretaría técnica que dirige Felipe Miñambres pegará en los próximos días un acelerón para cerrar la contratación de un guardameta. El veterano exsevillista Beto, de 38 años, actualmente sin equipo, y el ruso Stanislav Kritsyuk, ex del Krasnodar, han sido ofrecidos al equipo celeste, mientras que el argentino Gerónimo Rulli estaba fuera de precio y ha firmado por el Villarreal. El club busca contrarreloj un guardameta de garantías.

Aunque no de modo tan apremiante, el Celta tiene necesidad de un central experimentado que ponga orden en la defensa. El elegido es Jeison Murillo.El club esta convencido de que, por condiciones, personalidad y capacidad de liderazgo el colombiano es el hombre que necesita para apuntalar su retaguardia y mantiene una paciente partida de ajedrez con el Sampdoria para rebajar el precio de su traspaso. El club celeste cuenta con dos grandes ventajas en la negociación: el deseo de vestir de celeste del futbolista, con quien ya existe un acuerdo, y la dificultad de que algún otro club iguale su oferta en estos tiempos de pandemia. Murillo se entrena con el club genovés -ayer fue convocado por Claudio Ranieri y partió como titular en un amistoso contra el Delthona- a la espera de que se resuelva la situación, que lleva algún tiempo estancada. La voluntad del zaguero de vestir de celeste y el hecho de que la única oferta en firme que el equipo italiano tiene sobre la mesa sea la del Celta hacen pensar al club vigués que la fruta caerá de madura. No obstante, se manejan alternativas.

Para la posición de "ocho", el Celta no da por perdido a Rafinha y lo cierto es que, por ahora, el hijo de Mazinho se entrena con el Barcelona a la espera de que se concrete su salida. Que el Celta pueda ficharlo va a depender de que no le llegue al jugador una oferta lo suficientemente atractiva.

Principal alternativa a Rafinha

La principal alternativa conocida a Rafinha es el centrocampista argentino de Vélez Sardfield Lucas Robertone, pero la oferta de cesión con opción de compra que el Celta ha presentado está muy lejos de las exigencias del club porteño. El club celeste también ha preguntado por el joven azulgrana Ramón Rodríguez, Monchu, a quien el Barcelona ha puesto en la lista de transferibles.

Para completar el puzzle de los fichajes, el Celta busca también un delantero que garantice una decena de goles y descargue al equipo de la dependencia de Iago Aspas.

Al mismo tiempo, el Celta trabajar en aligerar plantilla y carga salarial para abordar los nuevos fichajes. Tras dar salida a Juan Hernández y a Pione Sisto, el club perfila la cesión de Gabriel Fernández (el Rayo, que tiene un acuerdo con el jugador, es el mejor colocado) y negocia la rescisión de los contratos de Jozabed Sánchez y David Costas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook