Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Celta se conjura por la salvación

El equipo de Óscar retorna al trabajo con la única idea de vencer al Levante para sellar la permanencia | Los celestes no hacen otra cuenta que no sea ganar a los granotas en la "final" del jueves

Los jugadores del Celta se toman un receso para refrescarse durante el entrenamiento matinal celebrado ayer en A Madroa.

Los jugadores del Celta se toman un receso para refrescarse durante el entrenamiento matinal celebrado ayer en A Madroa. // RC Celta

El Celta retomó ayer los entrenamientos en A Madroa, consciente de que la victoria del Sevilla la víspera contra el Mallorca en el Ramón Sánchez Pizjuán le ha puesto en bandeja la consecución de la permanencia en el duelo de este jueves ante el Levante. Un triunfo frente a los granotas bastará para obtener la salvación de forma matemática, que el equipo celeste conseguiría también si firma en esta penúltima jornada, ya con horario unificado, el mismo resultado que el Leganés contra el Athletic Club y el Mallorca ante el Granada.

El Celta, que ya desperdició una bola de partido para certificar la permanencia el sábado en El Sadar, no quiere dejar esta vez nada al azar. Aunque al equipo vigués le quedaría una última oportunidad para salvarse en jornada final contra el Espanyol, incluso si pierde, por la cabeza del grupo de Óscar García no pasa ninguna otra combinación que sumar los tres puntos contra el conjunto que dirige Paco López. El mensaje transmitido ayer por el club en las redes sociales era muy claro a este respecto. "Preparando la final del jueves", proclamaba en Twitter el Celta, que acompañaba la arenga con varias fotos del plantel ejercitándose en A Madroa.Leganés y Mallorca, con compromisos "menos asequibles"

A que pesar de que tanto el Leganés, que visita San Mamés, como el Mallorca, que recibe al Granada, afrontan sobre el papel compromisos menos asequibles, pues el Levante se presenta en Balaídos con los deberes hechos y no le va en el envite más que el amor propio de acabar la Liga en la mejor posición posible, el Celta sabe por experiencia propia que no puede caer en el exceso de confianza. El varapalo sufrido el pasado sábado en El Sadar ante un Osasuna que tampoco se jugaba ya nada y sacó los colores al equipo de Óscar por la determinación que puso sobre el campo para llevarse los tres puntos es un aviso que no se puede soslayar. Buena parte del trabajo del técnico céltico en los próximos dos días será convencer a los jugadores de la necesidad de desterrar los nervios que les han acompañado en algunos de estos últimos partidos para que sean capaces de ofrecer contra los granotas su mejor versión. La importancia del partido, así lo exige.

Al mismo tiempo, el preparador celeste dedicará los dos próximos días a perfilar un once con el que sellar la permanencia el jueves. Óscar no ha repetido alineación en los 24 compromisos ligueros que ha dirigido al Celta y, tras el mal desempeño colectivo en El Sadar, todo hace indicar que volverá a mover sus piezas frente al Levante en busca de la mejor combinación de jugadores con la que sacar adelante el partido.

Uno de los principales focos de atención del técnico en los próximos días será el estado de Fedor Smolov, con problemas físicos en el aductor. El delantero ruso se cayó a última hora de la convocatoria ante Osasuna durante el calentamiento del encuentro y lleva un par de días ejercitándose al margen del grupo, con lo que su concurso ante los granotas es, hoy por hoy, dudoso. Al once celeste volverá con toda seguridad Jeison Murillo, pieza clave en la defensa, tras cumplir sanción en Pamplona.

Compartir el artículo

stats