Un rápido vistazo a la irregular temporada del Celta permite concluir que el equipo vigués rinde mejor ante los equipos poderosos que ante los más débiles de la competición. La prueba más palpable de ello es que que el cuadro celeste ha conseguido más puntos ante los equipos que ocupan las seis primeras posiciones de la tabla que frente ante los seis últimos clasificados del campeonato.

A falta de celebrarse los enfrentamientos de la segunda contra el Atlético de Madrid (tercero) y el Espanyol (vigésimo), el cuadro vigués contabiliza 11 puntos frente a los pesos pesados del campeonato, merced a un empate y una victoria contra el Sevilla, un triunfo contra el Villarreal y empates ante el Real Madrid, el Barcelona, el Atlético de Madrid y el Getafe.

Contra los equipos clasificados entre el vigésimo y el decimosexto puesto, el Celta ha logrado, en cambio, 10 puntos, gracias a sus victorias ante el Alavés y el Leganés y a los empates firmados contra el Espanyol, el Mallorca, el Eibar y el Betis.

Por otra parte, para evitarse problemas el Celta necesita mejorar en este tramo final los tres puntos sumados en la primera vuelta ante los rivales a los que aún tiene que enfrentarse, pues empató con Atlético, Osasuna y Espanyol y perdió frente al Levante.