Pese a las limitadas condiciones de trabajo y el escaso tiempo de preparación, Óscar García Junyent confía en que el Celta se acerque en la reanudación de LaLiga al nivel de juego que tenía en el momento que la la competición tuvo que detenerse por la crisis sanitaria del coronavirus y no descarta que pueda mejorar en algunos aspectos.

"Antes del parón acabamos LaLiga muy bien, en algunos aspectos muy cerca de lo que a mí me gusta y de lo que quiero de mis equipos, pero en otros teníamos mucho margen de mejora y es lo que vamos a intentar mejorar", ha apuntado este mediodía el entrenador del Celta en rueda de prensa virtual difundida a través del canal de YouTube del club. "Estoy centrado en que el equipo llegue en las mejores condiciones posibles que, lógicamente, no serán optimas, pero intentaremos llegar lo mejor posible", ha agregado el técnico, que espera disponer de todos sus efectivos en el tramo decisivo del campeonato. "Para mí, lo más importante es que puedan participar todos los jugadores, todos los cedidos, porque ellos son los protagonistas. Son mucho más importantes los jugadores que el papel del entrenador, que es de ayudar, de facilitar las cosas para que tengan un buen rendimiento", ha precisado.

Coronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

Óscar García se ha referido en su comparecencia a la situación de Pione Sisto, sancionado por el club por saltarse la cuarentena, a quien considera uno más del plantel. "No tengo que hacer borrón y cuenta nueva. El club le impuso una sanción económica por lo que hizo. Hable con él, sabe que no hizo lo correcto, pero en lo que a mí respecta, aunque va un poco retrasado en cuanto a entrenamientos, ni el club lo castigó ni yo tampoco", ha asegurado. Y ha remachado: "Lo que importa es que está entrenándose bien y esperemos que se ponga bien físicamente para ayudarnos eso estos últimos partidos".

Tras lamentar la lesión de Sergio Álvarez que ha considerado "una pérdida importante para el equipo", el técnico catalán ha reconocido que va a echar de menos el calor de Balaídos para empujar al Celta hacia la consecución de la permanencia. "Teníamos mucha ilusión en estos partidos que nos quedan en Balaídos que hubiera un gran ambiente porque la gente siempre nos ayuda mucho. Habíamos cogido una racha muy buena en casa y queríamos seguir con ella y para eso el público es fundamental, pero estamos todos los equipos en las mismas condiciones", ha señalado. "Me encantaría jugar con público, pero no me toca a mí decidir ni he sido yo quién ha decidido eso. Por lo que a mí respecta, me encantaría jugar con publico y más pensando en que tenemos más partidos en casa que fuera y el público siempre nos ayuda", ha apostillado.