23 de mayo de 2020
23.05.2020
Faro de Vigo

Una lesión que no altera los planes

El Celta piensa en la renovación de Sergio Álvarez sin tener en cuenta la lesión del portero de Catoira, que dice adiós al curso tras romperse los dos meniscos de la rodilla derecha y afronta de dos a cuatro meses de baja

23.05.2020 | 00:57
Sergio Álvarez sigue con la mirada el balón durante un entrenamiento en A Madroa. // Alba Villar

Sergio Álvarez ha dicho adiós a la temporada después de conocer ayer el alcance de la lesión de rodilla que le afecta a dos meniscos y a un ligamento cruzado interior, que le obligará a pasar por el quirófano y a permanecer de baja entre dos y cuatro meses. Pero el guardameta de Catoira continuará probablemente un año más en el club al que llegó en edad juvenil y en el que suma cerca de doscientos partidos como profesional, según apuntan fuentes del club. Antes del percance sufrido el martes en A Madroa, en A Sede ya se había abordado el mantener en la plantilla a un futbolista con el que cuenta el entrenador céltico, Óscar García y cuyo contrato concluye el 30 de junio. Sería en ese caso su décima temporada en el primer equipo, en el que debutó en 2011.

"Mientras quiera, tendrá sitio en el club". Así expresaba días atrás el presidente del Celta, Carlos Mouriño, la intención del club de seguir contando con Sergio Álvarez, a quien Óscar García regaló grandes elogios por la profesionalidad del futbolista que en agosto próximo cumplirá 34 años.

Las palabras de Mouriño recogían los deseos del Celta de renovar a una de las referencias de la plantilla y del celtismo y que no ha vivido su mejor temporada. Comenzó el curso actual con unos problemas musculares que le impidieron entrar en la convocatoria de las dos primeras jornadas, añadió una rotura de un menisco de la rodilla izquierda que le llevó a permanecer de baja durante varias semanas entre los meses de diciembre y enero y cierra el nefasto ciclo con el diagnóstico revelado ayer por los servicios médicos del club: "Rotura en los dos meniscos de la rodilla derecha, así como una lesión parcial en el ligamento cruzado anterior de la misma articulación".

El Celta se queda sin el segundo portero de la plantilla para las once jornadas que restan de LaLiga y que comenzarán a disputarse a partir de mediados de junio. El guardameta estará de baja entre dos y cuatro meses debido a la lesión en la rodilla derecha que sufrió tras un mal gesto durante un entrenamiento vespertino el pasado martes en A Madroa. El club indicó también que el futbolista de Catoira pasará por quirófano en los próximos días. Sergio tendrá que despedirse de su novena temporada en el primer equipo vigués, con el que debutó el 4 de junio de 2011, en el último partido de Liga contra el Cartagena y disputado en Balaídos.

El guardameta se sometió en la tarde del jueves a una resonancia magnética después de lesionarse durante un mal gesto mientras participaba en un rondo con balón con un grupo de compañeros en A Madroa. Sergio Álvarez, que en diciembre pasado tuvo que someterse a una artroscopia después de romperse un menisco de la rodilla izquierda, tendrá que volver a afrontar una nueva cirugía. En esta ocasión, según los médicos del club, se le realizará una extracción de la zona meniscal dañada o la reconstrucción de la misma.

Esta es la primera baja que sufre el Celta en su retorno a los entrenamientos después de dos meses de confinamiento por la pandemia del coronavirus. Tras la baja de Sergio, que esta temporada solamente intervino en dos partidos de LaLiga y otros tantos de Copa del Rey, el técnico Óscar García contará para la portería con Rubén Blanco, titular en las dos últimas temporadas, el también canterano Iván Villar y el serbio Dragan Rosic, quien llegó al filial cedido por el Almería y que trabaja con el primer equipo desde que se inició esta pretemporada de la pandemia para preparar la reanudación de LaLiga.

La lesión no dejará en el aire posiblemente el futuro de Sergio Álvarez, que el 30 de junio finaliza su actual contrato con el Celta. Óscar García ya manifestó sus deseos de seguir contando con el veterano guardameta, del que ha destacado su enorme profesionalidad. El club, a través de su presidente, también manifestó su disposición a que el cancerbero continúe vinculado a la entidad, a la que llegó en edad juvenil procedente del Arosa. La decisión de los mandatarios del Celta de abordar la renovación del portero gallego se tomó con antelación a la rotura de la rodilla derecha que le obliga a despedirse de la temporada antes de tiempo y desde el club indican que se mantiene.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas