29 de febrero de 2020
29.02.2020

Granada espera a un Celta ambicioso

Los célticos buscan la segunda victoria fuera de casa del curso sin Denis Suárez, por lesión, y Bradaric, por sanción - Óscar García baraja recurrir a los tres centrales ante un rival que el jueves se juega la clasifi cación para la final de Copa

29.02.2020 | 00:34
Ambiente de alegría en el entrenamiento. // Ricardo Grobas

El Celta afronta en el mejor momento de la temporada un difícil partido en Los Cármenes (21.00 horas) ante una de las revelaciones de LaLiga: un Granada dirigido por el vigués Diego Martínez que se ha situado a cuatro puntos de los puestos europeos y a dos goles de clasificarse para la final de la Copa del Rey. Los célticos no podrán disponer esta noche de los lesionados Denis Suárez y Kevin Vázquez, así como del sancionado Filip Bradaric para intentar sumar su segunda victoria a domicilio del curso y poder encadenar así cuatro jornadas sin perder que le alejarían probablemente más todavía de una zona de descenso que ahora contemplan con dos puntos de ventaja sobre sus perseguidores.

Celta y Granada coinciden de nuevo en LaLiga tras el partido de la primera vuelta que el colegiado destrozó por las rigurosas expulsiones de los célticos Jorge Sáenz y Fran Beltrán en la primera media hora de juego. El desequilibrio de fuerzas facilitó el camino hacia la victoria de los andaluces (0-2), que llegan a la nueva cita más pendientes de la semifinal copera del jueves que viene ante el Athletic Club que de una competición en la que ya tienen al alcance de la mano el objetivo de la permanencia.

A la cita de hoy, Celta y Granada se presentan en las mejores condiciones anímicas, después de ganar a Leganés (1-0) y a Osasuna (0-3), respectivamente. El triunfo de los célticos ante los pepineros tuvo valor añadido porque llegó después de jugar en inferioridad numérica durante setenta minutos. Los tres puntos ante uno de los directos rivales se produjo una semana más tarde de obtener un valioso empate en el Bernabéu después de que el Real Madrid remontase el gol inicial de Smolov.

Al buen momento de juego y de sensaciones que está ofreciendo el equipo de Óscar García, sin embargo, le falta una victoria a domicilio como la que obtuvo en el segundo compromiso que el técnico catalán dirigió a los vigueses. Ocurrió a finales de noviembre en Villarreal (1-3). Desde entonces, el equipo celeste persigue otra victoria fuera de casa que revalorice sus buenos resultados en Balaídos.

A pesar de que el Celta haya sumado siete de los nueve últimos puntos y mostrando buenas sensaciones en su juego, Óscar García se siente ambicioso. "Queda bastante para ver el equipo que yo quiero ver", subrayaba ayer el sabadellense, quien a continuación apuntó que no consideraba una norma jugar con tres centrales en los partidos como visitante. Así se presentó ante el Barcelona, el Levante, el Valencia y el Real Madrid y es probable que lo repita esta noche, a pesar de sus comentarios en la sala de prensa de Balaídos.

En ese caso, el once celeste más probable estaría formado por Rubén Blanco en la portería, con Aidoo, Murillo y Araújo como trío de centrales, mientras que Mallo y Olaza actuarían de carrileros. Okay volverá a situarse como mediocentro, ante la baja del sancionado Bradaric, con Rafinha Alcántara escorado a la derecha y Fran Beltrán o Brais Méndez, por la derecha. Fedor Smolov y Aspas podrían repetir como pareja de atacantes por tercer partido consecutivo. Tampoco se descarta, dada la disposición de Óscar García a renovar el once cada semana, que el Celta se presente con cuatro defensas, refuerce el centro del campo y dé entrada a Pione Sisto o a Santi Mina.

El objetivo de seguir sumando puntos representa mayor dificultad en este caso al visitar a un Granada que acumula 25 puntos en casa, lo que le sitúa en la quinta plaza entre los mejores equipos como locales del campeonato.

El excéltico Víctor Díaz (pasó por el Celta B y llegó a debutar con el primer equipo) lidera como capitán a un Granada cuya afición con Diego Martínez disfruta de la temporada al mismo nivel que el celtismo con Berizzo. Dos equipos de autor que en el caso de los andaluces sorprende porque apenas ha sufrido altibajos. Responde en todas las circunstancias, con un variado repertorio de sistemas tácticos (como el Celta de Óscar García) y con un elevado nivel competitivo que le llevó, por ejemplo, a conseguir los dos últimos triunfos en casa (Espanyol y Valladolid) después de remontar marcadores adversos.

Lo que se esperaba este curso de los célticos de los canteranos retornados lo ha conseguido un equipo mucho más modesto, con uno de los presupuestos más bajos de la categoría. Y en la ciudad nazarí, buena parte de ese éxito se lo adjudican al preparador nacido en Vigo en 1980, que ya el curso pasado devolvió a los blanquirojos a la máxima categoría.

Diego Martínez sigue el ideario de Simeone de afrontar la competición partido a partido. Pero la oportunidad del Granada de volver a disputar una final de Copa cincuenta y un años después puede llevar al técnico vigués a reservar a algunos de los jugadores importantes. Si ocurre lo mismo que hace tres jornadas contra el Atlético de Madrid, en el encuentro anterior al partido de ida de las semifinales, Martínez rdejará fuera del once a la mayoría de sus jugadores más significativos. Se espera, por lo tanto, una alineación plagada de futbolistas menos habituales en LaLiga, como son los casos del medio nigeriano Yan Eteki, del central Jesús Vallejo, del extremo Álvaro Vadillo e incluso del meta Aarón Escandell. Sí estará Roberto Soldado, que no podrá jugar en la Copa del Rey por sanción.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook