23 de febrero de 2020
23.02.2020
Faro de Vigo

Juega con diez; marca con nueve

Despistes y secretos en el gol que culminó un momento de montaña rusa emocional

23.02.2020 | 02:43
Iago Aspas, en el instante de rematar el saque de falta ejecutado por Lucas Olaza. // R. Grobas

Novena minutos de emociones, concentradas en lo que sucede a partir del 58: tarjeta roja a Óscar, consulta al VAR, cambio a tarjeta amarilla y gol de Aspas. La alegría, el alivio y el pesar, trasladándose de equipo a equipo en rápida sucesión. A la postre, el tanto de una victoria cimentada sobre diez jugadores pero obtenida con nueve. Denis Suárez se encontraba fuera del campo en la acción clave.

Munuera, seguramente condicionado por la expulsión de Bradaric, decretó como roja una acción en la que Óscar, encogiéndose en el último instante, no había llegado a impactar sobre Olaza. El revuelo de jugadores y el proceso de consulta al VAR desorientó a todos. Denis Suárez había acudido al banquillo a cambiarse las botas y cuando quiso regresar a la cancha, el juez de línea no le dejó. Entró para celebrar un tanto que Olaza y Aspas habían podido preparar mientras se resolvía el tumulto.

"En la media parte hemos hablado de que tendríamos alguna ocasión y teníamos que estar muy concentrados en esa ocasión. Así ha sido", festeja Óscar García, cuya sabiduría en las acciones de estrategia se ha revelado afilada; al menos, generando oportunidades. Ayer ordenó ejecutar una maniobra sorprendente, con Aspas, que siempre se agazapa en el segundo palo, acudiendo solo al primero.

Pareció un remate afortunado. Y aunque "tobillero", las repeticiones ilustran su maestría, variando sutilmente la trayectoria del centro preciso de Olaza. Un remate raso y cruzado, letal por eso aunque moroso.

"Desde la expulsión ellos tiraron una vez a puerta. Fue en el gol, en una jugada de estrategia defensiva, que a mi juicio es la más fácil de defender; tú marcas a tu hombre, tú a tu zona y nadie se distrae. Tuvimos esa distracción y se paga caro porque el Celta tiene calidad", se lamentó Aguirre. "Me molesta mucho".

Admite el mexicano que la confusión de la roja transustanciada en amarilla pudo despistar a sus jugadores. "Igual hasta diez con diez ya estábamos pensando cómo reorganizarnos. Cambian la tarjeta porque se había equivocado. Cada uno tiene su tarea asignada. Algo o alguien falló. Aspas siempre es un jugador letal en el área y nos metió ese gol, claramente en la única ocasión que tuvo el Celta; normal, juega con diez". Aguirre echa sus cuentas: "En un balón detenido da igual que estés contra ocho, no te atacan con diez ni defiendes con once. Sorprendió ahí y ya está, a tu casa". Lo preciso es que el Celta, aunque ganó con diez, marcó con nueve.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook