30 de enero de 2020
30.01.2020

Rafinha: "Creo en mis compañeros; iré siempre a la guerra con ellos"

El internacional brasileño confía en el "potencial" del Celta para sacar adelante la difícil situación deportiva: "Queremos empezar a ganar"

30.01.2020 | 02:19
El presidente del Celta, Rafinha, su madre Valeria y los técnicos con los niños del Alcántara Team, ayer, en el colegio Ramón y Cajal. // J. Lores

El Celta afronta la delicada situación deportiva con la serenidad de quien todavía ve lejos el peligro, pues quedan todavía 51 puntos en juego. Rafinha Alcántara, uno de sus jugadores, va más allá y habla de cambios que podrían ayudar a resolver los problemas. "Creo que ahora somos otro equipo, un equipo más seguro, más compacto y que está más unido que nunca. Eso desde dentro se nota y creo que el fútbol son dinámicas y tener una dinámica positiva nos va a venir muy bien", comentó el hispano-brasileño ayer, después de participar en un acto de la Fundación Alcántara, que promueve junto a su familia para el fomento de valores a través del deporte y que tiene como destinatarios a los alumnos del colegio público Ramón y Cajal de Vigo, con una importante presencia de inmigrantes.

"Lo que todos queremos es empezar a ganar y salir de esta posición", proclamó Rafinha al abordar la situación clasificatoria del Celta, durante la rueda de prensa posterior al acto institucional para presentar el Alcántara Team, formado por medio centenar de niñas y niños del centro escolar situado en las inmediaciones de Beiramar.

La falta de gol es una de las carencias del conjunto celeste y a ello se refirió el centrocampista cedido por el Barcelona. "Para sumar de tres en tres necesitamos que la pelota entre en la portería". Aunque el club busque un rematador, Rafinha confía en la capacidad de la plantilla. "Creo en mis compañeros, en el equipo y en el potencial que tenemos. Confío e iré a la guerra con ellos siempre", comentó en referencia a que pudiesen llegar nuevos refuerzos a la plantilla.

Los célticos suman una victoria en las últimas trece jornadas de Liga y han sido incapaces de superar a sus rivales directos en la clasificación. Sin embargo, en las dos últimas jornadas solo han encajado un gol (de penalti) en San Mamés. Ahora se le presenta un calendario muy exigente: Valencia, Sevilla y Real Madrid. "Lo vamos a tomar como lo que es", dijo Rafinha, antes de añadir: "Cada partidos son tres puntos importantísimos y siendo el Celta y con el equipo que tenemos hay que pensar en ganar.Tenemos que salir a puntuar siempre".

El compromiso inmediato de los célticos es ante el Valencia, que viene de ganar con solvencia al Barcelona, con un doblete del excéltico Maxi Gómez. En Mestalla continúa Rodrigo Moreno, que es como un hermano para Rafinha y que se formó en A Madroa. Fracasado el intento de abandonar la capital del Turia, ambos amigos volverán a enfrentarse el sábado. "Siempre es bonito volver a verlo y espero hablar con él. Cuando estamos hablando de uno de los mejores jugadores de LaLiga siempre es complicado enfrentarse a él. Mientras sea feliz y no nos haga sufrir, me parece genial", apuntó el jugador del Celta, quien habló del estado de gracia de Maxi Gómez: "Está en un momento dulce, pero nosotros tenemos nuestras armas y así vamos a enfrentarlo".

Después de un comienzo irregular en su segunda etapa en Vigo, Rafinha Alcántara se ve en una mejor línea. "Me encuentro muy bien, me siento ya pleno y motivado para dar lo mejor de mí, que es lo que se espera", indicó antes de hablar de su compañero Denis Suárez, que ha perdido la titularidad. "Es normal que a un jugador de sus características siempre se le pida más, se le va a exigir más. Ha tenido problemas físicos pero ahora lo veo mejor que nunca".

Ayer, la Alcantara Family Foundation y la Fundación Celta presentaron el proyecto 'Alcántara Team', una iniciativa destinada a los escolares del Ramón y Cajal de Vigo para desarrollar valores relacionados con el mundo del deporte, así como pautas de vida y alimentación sanas y saludables. Rafinha estuvo acompañado del presidente del Celta, Carlos Mouriño, y de su madre, Valeria. "La fundación nació en Barcelona [el Raval] con el deseo de abrir un proyecto en el que pudiéramos ayudar a los niños mediante el deporte, que nos ha dado muchísimo, nos ha enseñado valores. Creemos en el deporte como un medio de integración y para poder ayudar tanto en Barcelona como ahora en Vigo. Hemos venido a un colegio que fomenta eso y porque la mayoría es gente de fuera, como yo, y en una ciudad en la que nos han acogido tan bien se agradece y estoy muy feliz de que sea aquí", concluyó Rafinha.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook