El Celta cerró el año con una nueva victoria, aumentando el récord de puntos en la categoría. Los célticos visitaban ayer una cancha complicada como la del Roces, que en el primer encuentro de la temporada habían hecho sufrir a los célticos.

Ayer la historia fue completamente diferente, aunque también es cierto que todo quedó encaminado en el minuto treinta y cinco, tras haber marcado Gabri el primer gol de la tarde, y expulsar en el minuto 35 el colegiado con roja directa al asturiano Rodri.

A partir de ese momento los vigueses lo tuvieron fácil, pues un minuto más tarde de la expulsión de Rodri, llegó el segundo tanto y todo quedó visto para sentencia. Gyesi sentenció el partido a cinco minutos de la conclusión del partido.

La competición baja el telón por las fiestas navideñas, recuperando la actividad el próximo doce de enero, con una nueva jornada.