15 de diciembre de 2019
15.12.2019
Atlético B 31Celta B

El Celta B se hunde en veinte minutos

Los celestes pagaron su mal inicio en su visita al Atlético de Madrid B

15.12.2019 | 22:02
Un jugador rojiblanco trata de marcharse de sus marcadores celestes. // Atleti Academia

Veinte minutos le bastaron al filial rojiblanco para hacerse con los tres puntos. El resto del encuentro fue un mero trámite con un Celta B que recortó distancias, pero nada pudo hacer para evitar la debacle. Todo ocurrió en el primer tiempo, los tres goles del Atlético y la tímida reacción del filial celeste. El segundo tramo fue completamente distinto, careció de ritmo, de goles y de buen juego. El equipo celeste entra en descenso y los colchoneros seguirán en segunda posición.

En el minuto siete, Riquelme haría una gran jugada individual por la banda izquierda, se plantó en la línea de fondo y con un centro raso, que pasó por delante de toda la línea defensiva gallega, encontró a un Germán Valera que enviaría el balón al fondo de la red, adelantando así a los de Nacho Fernández en la primera gran ocasión del encuentro.

En el quince llegaba el segundo para los colchoneros. Un centro de Ricard directo a la cabeza de Camello, permitiría que el dorsal veinticuatro enviase, con un gran testarazo, el balón dentro de la portería de un Iago que nada pudo hacer para evitarlo.
La efectividad de los locales condenaba a un Celta noqueado, incapaz de generar peligro y que veían cómo se le iba el encuentro. Llegaba el tercero en el minuto veinte, desde los once metros, tras un penalti provocado por una mano dentro del área de un defensor celeste. Sanabria transformaría la pena máxima.

Llegaba el gol del Celta en un centro sacado por Bermejo desde la banda, que encontraría la cabeza de un Apeh que enviaba el balón directo a la red. Recortaban distancias los celestes con este testarazo al borde del descanso. Finalizaba el primer tramo y el Celta necesitaba mejorar cuanto antes.

Arrancaba el segundo tiempo y en la primera jugada del encuentro el Celta contaría con una gran ocasión para recortar distancias, pero Bermejo enviaba el esférico directo al larguero. El juego no fluía, ni para un equipo ni para el otro, que buscaban combinar, pero ambos defendían bien. En el setenta, el Celta tendría otra gran ocasión. Apeh centraría al segundo palo y Bermejo no llegaba a rematar correctamente el balón, por ello el remate se marchó desviado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook