Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cinco partidos para crecer

El Celta afronta hasta Reyes un tramo de calendario propicio ante media decena de adversarios de perfil bajo

Óscar García, el pasado lunes en A Madroa. // Ricardo Grobas

Óscar García, el pasado lunes en A Madroa. // Ricardo Grobas

El claro triunfo obtenido sobre el Villarreal en La Cerámica después de 351 días de secano como visitante ha dado al Celta una nueva perspectiva para afrontar un tramo de calendario que se presenta propicio para crecer en la tabla, con enfrentamientos ante adversarios de perfil bajo.

Con Óscar García al mando, el equipo celeste parece haber recuperado la autoestima con una propuesta de juego más agresiva y vertical que tuvo un prometedor esbozo en un escenario tan complicado como en el Camp Nou y un trazo bastante más definido en la visita el pasado domingo al campo del Villarreal.

Tras romper una barrera que impedía su despegue en la clasificación, el equipo celeste se propone rubricar ahora su primera buena racha en muchos meses, empezando por conectar la segunda victoria consecutiva de la temporada frente al Valladolid, un equipo de bajo presupuesto que suple la carencia de individualidades de fuste con un fútbol solidario y de alto nivel colectivo. Los de Sergio González ocupan decimocuarta plaza, con 17 puntos, 5 más de los que suman los celestes, que afrontan el choque en puestos de descenso, a 2 puntos de la permanencia.

Haz click para ampliar el gráfico

La siguiente parada de los celestes será en Butarque, donde el grupo de Óscar García se verá las caras con el Leganés, colista de la categoría. El relevo en el banquillo pepinero, donde el mexicano Javier Aguirre ha sustituido al argentino Mauricio Pellegrino, no ha mejorado demasiado los resultados del cuadro madrileño, que permanece desde hace varias jornadas anclado en el fondo de la tabla, con solo 6 puntos, la mitad de los que suman los célticos.

El 15 de diciembre el Celta regresa a Balaídos para medirse a otro rival directo en su actual lucha por abandonar las catacumbas de la tabla. Recibe el equipo vigués al Mallorca, el equipo que actualmente marca la frontera de la permanencia con 2 puntos de ventaja sobre los celestes.

Con el paréntesis de la Copa ante el modesto Peña Azagresa a los cuatro días de recibir a los bermellones, el Celta retomará la Liga el 22 de diciembre en el campo del Levante, un equipo de similar presupuesto al del Celta, que marcha en una destacada novena posición, con 20 puntos. Es el único rival de los diez primeros de la tabla con el que los celestes se medirán en este tramo de competición.

La secuencia se cierra (a menos que la Liga acceda a la modificación del horario solicitada por ambos equipos) con el duelo de la noche de Reyes en Balaídos frente a Osasuna, un recién ascendido que, de la mano de Jagoba Arrasate, se ha convertido en uno de los equipos revelación del primer tercio del campeonato. Los rojillos ocupan actualmente las undécima posición de la tabla, con 19 puntos.

Compartir el artículo

stats