La derrota encajada ante la Real Sociedad, segunda consecutiva del curso, no va a costar el cargo a Fran Escribá, que dirigirá al Celta al menos hasta el partido de este miércoles contra el Betis en el Benito Villamarín. El choque frente al conjunto de Joan Francesc Serrer, Rubi, que llega en una situación prácticamente calcada a la del entrenador del Celta, sellará su destino.

En el club aún se confía en que el choque frente a los andaluces pueda cambiar la mala dinámica del Celta y en la calle del Príncipe aseguran que no se va a tomar ninguna decisión drástica hasta después de este partido. No parece sin embargo que el técnico sea capaz de sobrevivir a una tercera derrota consecutiva. Para bien o para mal, el compromiso liguero contra el Betis determinará su futuro.