Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diego Pampín: "Cuando peor lo pasé fue cuando nos pusimos con el marcador a favor"

El héroe de la remontada de Ibiza jamás sospechó que llegaría a triunfar como portero

Diego Pampín, ayer en A Coruña, donde pasa unos días de descanso. Casteleiro/Roller Agencia

Diego Pampín, ayer en A Coruña, donde pasa unos días de descanso. Casteleiro/Roller Agencia

- Imagino que nunca llegó a sospechar que iba a tener que enfundar los guantes y ponerse bajo el travesaño para remontar a la heroica un partido que iban perdiendo.

- Pues la verdad es que tenía otro plan de partido en la cabeza. No pensaba precisamente en esto, pero por circunstancias se dio así.

- ¿Era algo que ya tenían hablado o surgió de forma espontánea en el momento en que expulsan a Fran Vieites?

- Al principio fue Manu Farrando el que se acercó al banquillo para decirles que no tenía ningún problema en ponerse él de portero. Gael, el entrenador de porteros, dice que no hay problema, pero luego debatió todo el cuerpo técnico y pensaron que era mejor ponerme a mí, que juego de lateral que a él que es central. Y como al final de los entrenamientos hay veces que me pongo los guantes para echar unas paradas decidieron que sería bueno ponerme a mí.

- Ahora se entiende el tuit que publicó tras el partido. Vamos , que no le pillaba del todo de nuevas.

- Tiene su parte de coña, sí. Cuando estamos recogiendo los balones después de entrenar siempre hago alguna broma con Gael. Nos tiramos penaltis y eso.

- ¿Y qué se le pasa por la cabeza en el momento en que se planta debajo del larguero?

- Lo primero que piensas es por favor Dios mío, que no bombardeen el área a pelotazos. Creo que la primera falta a su favor fue clave. El lanzador comete el error de no tirarla entre los tres palos y eso me dio mucha confianza. Si la llega a tirar por dentro y se me escapa me habría generado unas dudas terribles. Pero que el balón se fuese fuera fue determinante para que luego no me temblasen las piernas.

- Deduzco, por lo que dice, que lo que más temía era que lo bombardeasen su área con centros laterales porque usted tampoco es un tipo precisamente muy alto.

- Así es. Mi mayor problema eran los centros laterales porque al estar con uno menos temía que nos bombardeasen con centros al área. Soy pequeño y delgado y puedo hacer alguna parada de reflejos, pero salir de puños me resulta bastante más complicado.

- Estuvo más de media hora bajo el travesaño. Supongo que el partido se le haría eterno.

- Pues sí. Y cuando más largo se me hizo fue cuando nos pusimos con el marcador a favor. Fue cuando peor lo pasé. Mientras íbamos a remolque no me importaba que me llegasen balones, como así fue. Pero en el momento en que empatamos y aun encima marcamos oro, ya dices, cuidado con los balones por alto no vaya a ser.

- Es decir que lo pasa peor cuando el Celta se adelanta en el marcador que cuando decide enfundarse los guantes.

- Claro. En ese momento teníamos los tres puntitos en la mano y temía que se nos escapasen. Al final esto es fútbol y se me tiran un balón y se me escapa, igual ya no duermo por la noche.

- ¿Qué le dijo Fran Vieites después del partido?

- La verdad es que me sentía un poco culpable porque le hace la falta de la expulsión al extremo que yo tenía que marcar. Salimos del campo me abraza y me dice: "Buen trabajo, buen trabajo". Y bueno, nos reímos los dos.

- ¿Y los entrenadores? Imagino que los hermanos Montes estarían pegando saltos.

- Digamos que a todos se nos notaba en la cara una alegría inmensa. Al principio no te lo crees. Te ves con uno menos y el marcador en contra en el campo del líder y piensas, no lo sacamos ni de coña, pero mira por coraje, por ganas y por fútbol al final lo sacamos. Y la alegría que nos llevamos.

- Y esta proeza les va a venir les dará un plus de confianza y un subidón de moral para buscar un tercer triunfo consecutivo.

- Tal cual. Al final vas a un campo sintético para enfrentarte a un rival que ya le había ganado a cuatro filiales y que iba de líder y era el equipo revelación, por así decirlo, con un inicio de temporada perfecto. Y bueno, todo sumado hace más heroica la victoria.

- ¿Esta gran victoria, sumada a la del partido aplazado, de algún modo les resarce de un inicio de Liga, digamos, un tanto irregular?

- Es verdad que el inicio de Liga generó algunas dudas, sobre todo después del 0-2 en casa contra el Marino de Luanco, pero ni entonces éramos tan malos ni ahora somos tan buenos. Queda mucha Liga. Esto acaba de empezar, pero es un plus de moral importante.

- El fililal tiene este año mucha gente de casa y parece que también tiene mimbres para no pasar los apuros del pasado curso.

- Nuestro objetivo, por lo menos, es evitarlos. Tenemos un equipo con mucha gente de la casa, buena parte del juvenil que tan buena temporada hizo el año pasado y gente que ha llegado nueva. Es un filial. Todos luchamos por llegar al primer equipo.

- ¿Se ve usted con opciones de debutar esta temporada?

- Está claro que lo tengo en la cabeza, pero no tengo prisa. Si tiene que llegar, llegará. Trabajo y me esfuerzo en cada entrenamiento para ello. Intentaremos hacer un gran año para que esa oportunidad me llegue a mí y a más compañeros.

Compartir el artículo

stats