El Celta Zorka Recalvi se puso ayer el mono de trabajo después de unas largas vacaciones. En la mente de todas las jugadoras está la manida frase de "a la tercera la vencida", y es que quieren que este año sea el del definitivo retorno a la máxima categoría del baloncesto femenino nacional.

Como suele ser habitual en los primeros días de entrenamiento, la plantilla no estaba al completo, pero la mayor parte de las ausencias llegarán en los próximos días.

La primera de ellas es la de la propia entrenadora, Cristina Cantero, que está en el banquillo de la selección Sub 16 disputando el Europeo. Una ausencia que no es significativa en estas primeras semanas, teniendo en cuenta que Nacho Silva y Daniel Nieto, están desde el primer momento con las jugadoras. También Mario Muñoz, que en el arranque tendrá un papel muy importante con la preparación física. Tanto es así, que los entrenamientos comenzaron por la mañana en el Parque de Castrelos, tocando balón por la noche en el pabellón de Navia.

A lo largo del día de hoy se espera la llegada de Helmi Tulonen. La pivot de 1,90 y procedente del TV Saarlouis alemán es una de las caras nuevas de este Celta Zorka Recalvi, por lo que tendrá tiempo más que suficiente para adaptarse al equipo y a la ciudad. Para finales de semana está prevista la llegada de Celia García, que llegó a Vigo en el mes de febrero y que finalmente renovó una temporada más.

La que tardará un poco más en llegar es Elo Edeferioka, que lo hará a mediados del próximo mes de septiembre, y es que la pivot viene de lograr la medalla de oro con la selección de Nigeria en el recién finalizado afrobasket. Al ser su segunda temporada en el equipo ha ganado un tiempo que le permite prolongar un poco más las vacaciones.

Pero sin lugar a dudas, la mejor noticia de esta primera jornada de entrenamientos fue la vuelta de Ainhoa Lacorzana, que en el mes de diciembre se sometía a una intervención de rodilla al romper el ligamento cruzado, y ahora ya está totalmente restablecida para ayudar al equipo.