15 de agosto de 2019
15.08.2019

El valor relativo del verano

Rubén Blanco está convencido que pese a su pretemporada irregular "no creo que el Real Madrid tenga dudas"

15.08.2019 | 02:51
Rubén e Iván Villar, en un entrenamiento. // Rafa Vázquez

Rubén Blanco puso voz al pensamiento del vestuario del Celta que en absoluto se fían de la presunta debilidad con la que llega el Real Madrid a Balaídos para el arranque liguero. El meta insiste en que no resultan fiables los resultados cosechados por los blancos en el periodo de preparación del verano.

El portero del Celta Rubén Blanco no se fía de la presunta irregularidad del Real Madrid y espera un partido "muy difícil" el próximo sábado en el estreno liguero, al que los celestes, a su juicio, llegan con "buenas sensaciones".

"¿Dudas? No creo que el Real Madrid tenga dudas. La pretemporada quizás no fue todo lo bien que esperaban, pero esos números para nada son fiables", afirmó el internacional sub'21 en su comparecencia ante los periodistas.

El meta gallego también restó importancia a la sangría goleadora del conjunto dirigido por Zinedine Zidane: "Es cierto que encajaron muchos goles, pero el verano está para hacer pruebas. En equipos como el Real Madrid, las pretemporadas son poco fiables porque tienen muchos viajes, jugadores del filial y hay internacionales que a lo mejor se incorporan un poco más tarde al grupo. Eso siempre afecta".

Rubén Blanco destacó que después de un año "difícil" han conseguido "generar ilusión" entre el celtismo con el regreso de jugadores formados en A Madroa como Denis Suárez, Santi Mina y Pape Cheikh.

"Sería importante empezar ganando por el exigente inicio que tenemos, nos enfrentamos a rivales, a priori, de la zona alta y siempre es un plus ganar a esos equipos", comentó el portero, para quien una de las claves del rendimiento de lo suyos pasará por encajar menos goles: "Arriba generamos mucho, casi siempre marcamos. Si no encajamos tendríamos mucho ganado".

El canterano avaló el fichaje del centrocampista del Olympique Lyon Pape Cheikh, que llega a Vigo en calidad de cedido: "Reúne todas las características que buscábamos, a partir de ahí es el míster el que decidirá si juega más adelante o retrasado".

Por otro lado, el jugador Okay Yokuslu, de baja desde el 30 de mayo por una rotura parcial del ligamento posterior de su rodilla derecha, se entrenó con el grupo en una sesión en la que no participaron el lateral Hugo Mallo y el delantero Lautaro. De todos modos, sus posibilidades de llegar al partido resultan mínimas porque lleva demasiado tiempo fuera de los campos. Los que no llegarán seguro al estreno liguero son los laterales Hugo Mallo y David Juncá y el delantero Santi Mina, que esta mañana han vuelto a trabajar al margen del grupo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas