Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Al menos un canterano se ha estrenado cada año con el primer equipo desde el ascenso

La presencia de la cantera en el primer equipo ha sido una de las señas de identidad del Celta desde antes del último ascenso a Primera División. Quince futbolistas formados en las categorías inferiores del club han debutado desde entonces con el primer conjunto céltico en Primera División o en la Copa del Rey con seis entrenadores diferentes. Algunos serán piezas claves para Fran Escribá el próximo curso.

En la campaña de regreso a Primera fueron cuatro los chicos del filial en estrenarse con la primera plantilla en LaLiga. Paco Herrera dio la alternativa de Jonny Otto tras una grave lesión de rodilla de Hugo Mallo e hizo debutar a Santi Mina en Getafe, aunque sería luego Luis Enrique el que diese continuidad al delantero vigués.

Con Abel Resino, su sucesor debutaron Levy Madinda y posteriormente Rubén Blanco, éste en edad juvenil, con una actuación providencial para la salvación del equipo.

La siguiente temporada, con Luis Enrique al mando, se estrenaron David Costas, que tuvo un papel protagonista en el tramo inicial de la temporada, y David Goldar, éste último en la Copa.

Con Eduardo Berizzo debutaron en tres temporadas seis jugadores de la cantera: Samu Araújo (en la Copa), Borja Iglesias, Borja Fernández, Diego Alende, Iván Villar y Pape Cheikh, aunque salvo el hispano-senegalés, vendido hace dos temporadas por 14 millones al Olympique de Lyon, ninguno a tenido luego continuidad.

El debut de Brais Méndez será el principal legado de Juan Carlos Unzué. El mosense lleva 50 partidos en dos temporadas y ha sido llamado en una ocasión por la selección absoluta. Escribá lo tiene muy en cuenta para el próximo curso.

La pasada campaña los debutantes fueron Kevin Vázquez, que continúa en nómina, y Dennis Eckert, ya desvinculado del Celta, ambos de la mano de Antonio Mohamed.

Compartir el artículo

stats