Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un test de altura superado con nota

El Celta fue superior al Lille en Vilagarcía con Iago Aspas y Brais Méndez al mando de las operaciones - Un tanto de Pione Sisto otorga el triunfo ante el cuadro francés - Excelente ambiente de fútbol en A Lomba

54

El Celta bate al Lille por la mínima en A Lomba

A Lomba volvió a sentir muchos años después la sensación de disfrutar de un fútbol de alto standing. Algo más de 4.000 personas no quisieron perderse la ocasión histórica de presenciar un partido de la talla de un Celta-Lille, priorizando su condición de oportunidad única muy por encima de la categoría de amistoso de la cita.

En lo futbolístico pronto quedó claro que para ambos equipos era un test de altura. La presencia en los onces de un importante número de futbolistas llamados a ser titulares a lo largo de la temporada así lo acreditaba.

Brais Méndez fue claramente el hombre del partido en los primeros 45 minutos. Partiendo de banda derecha, el interior zurdo participó y género la gran mayoría de acciones de ventaja celestes en el último cuarto de campo. Su primera sociedad fue con Denis Suárez para terminar disparando por bajo desde el vértice del área a manos de Amignan. Poco después buscó réditos con Iago Aspas, tocándole disparar al de Moaña al cuerpo de un defensor yendo el balón a córner.

Los de Fran Escribá, con siete canteranos en liza y un juvenil como Lauti de León, se sentían dominadores. Buena circulación de balón y rápida reacción para la recuperación estaban incomodando a un Lille al que le costaba dar continuidad a su juego ofensivo. La amplitud de los laterales, especialmente de Bradaric por la izquierda, era uno de sus argumentos más esgrimidos. Sin embargo fue por el costado derecho por donde llegó su única manifestación hacia la portería defendida por Sergio Álvarez. Lo tenía bastante franco Araujo para batir al catoirense, pero quiso ajustar demasiado al palo y se le fue fuera a media altura tras una pelota clara servida por André.

El susto no inquietó a los celestes, que pronto recuperaron el control de la situación. Incluso vieron cómo se le anuló un gol por fuera de juego al portonovés Lauti de León tras aprovechar un disparo en semifallo de Stainislav Lobotka a pase de Iago Aspas.

El Celta insistía. Nuevamente Aspas, de falta directa, mostró aviesas intenciones y la primera parte tocó a su fin con la mejor acción combinativa de los vigueses: Denis Suárez conectó con Iago que vio como su remate fue repelido por las manos de Amignan y el rechace dio lugar a una espectacular volea de Brais que se marchó fuera con el gol cantándose en A Lomba.

Salieron los de Christophe Galtier mucho más entonados en la segunda parte. Su mayor intensidad en la presión les permitió forzar más pérdidas a los de Escribá. Incluso Benjamin André y Luiz Araujo avisaron con sendos disparos. Pero el Celta volvió a conectarse al juego al ritmo marcado por Aspas. Una jugada suya fue la génesis del único tanto. Tras ganar la línea de fondo cedió a la llegada de Fran Beltrán, cuyo centro chut cayó a pies de Pione Sisto en el segundo palo para marcar a placer.

Ya con el partido más roto, hubo una ocasión de mano a mano para ambos bandos desperdiciadas con Weah e Íker Losada como fallidos protagonistas en el epílogo a una tarde en la que no se olvidará el gesto del Celta para con el Arosa.

Compartir el artículo

stats