Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Iago conoce a Iago

Los padres de un bebé lo han bautizado en honor al delantero del Celta de Vigo

Iago Aspas posa con Iago en A Madroa //  Marta G. Brea

Iago Aspas posa con Iago en A Madroa // Marta G. Brea

Iago Aspas atiende con naturalidad a las decenas de aficionados que le reclaman una fotografía o un autógrafo. Es ídolo de oficio. Da instrucciones ("mejor los niños primero"), repite pose y agita la muñeca. Una mujer se acerca con su bebé en el regazo. Es un instante especial. En el Día de Galicia, Iago conoce a Iago. Los padres han nombrado así a su pequeño en honor al astro moañés.

"El padre, Igor, es fanático de Aspas", explica Lorena, la madre. Admite, sin embargo, que Igor no tuvo que insistir demasiado. "Me convenció con facilidad. En cuanto supimos que iba a ser un niño, lo tuvimos claro".

La temporada los afianzó en su decisión. Los dos son abonados -ya los tres, inscribieron a Iago al poco de nacer-. Siguieron acudiendo al estadio en los partidos más dramáticos, pese al cada vez más avanzado estado de gestación de Lorena. Contemplaron cómo Aspas obraba su milagro mientras otro se desarrollaba en el vientre de ella, Iago contemplando a Iago sin saberlo. Pudieron celebrar la consecución definitiva de la permanencia ante el Rayo Vallecano. "Tuvimos miedo de que rompiese aguas allí", relata Lorena. El parto se produjo finalmente el 28 de mayo. Un nuevo Iago habita el planeta, ignorante aún de la razón de su nombre: "Más adelante lo sabrá".

Iago imanta a los seguidores y le sirve de señuelo a compañeros que se deslizan rápidamente hacia el vestuario a la conclusión del entrenamiento, único a puerta abierta de la semana. Pero ahora hay más que despiertan pasiones. Denis Suárez se detuvo con igual paciencia, como Brais Méndez y Sergio Álvarez (también Fran Escribá). Las estrellas que los aficionados prefieren son ahora canteranos, carne de su carne.

Compartir el artículo

stats